Decreto para ¿evitar? los desahucios. Existen otras propuestas

La presión social, las iniciativas de algunos hombres y mujeres procedentes de Asociaciones de Jueces, Sindicatos Policiales, Ayuntamientos e incluso de alguna Caja de Ahorros, las muertes por suicidio y por supuesto, la labor impagable de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH), empujaron a PP-PSOE, a sentarse a negociar. No han sido capaces de ponerse de acuerdo ante uno de los problemas sociales más graves sufridos por este país desde la contienda civil.

Es necesaria una nueva Ley, pero de momento es tan fácil como un simple decreto que desde la razón, la justicia, la equidad, la ética y con la voluntad real de querer solucionar un problema que ellos han creado, palíe esta trágica situación.

Y, efectivamente, ante tal desacuerdo aquí tenemos el Decretazo consistente en una exposición de motivos, 2 artículos y 4 disposiciones. Este es el resultado de varios días discutiendo 2 partidos políticos que, tuvieron y tienen en su mano el poder solucionarlo.

Tras leer el decreto se me ocurren varias cosas que no se deben decir en este foro, pero ya los mismos “Jueces para la Democracia” lo han tachado de inútil, pues las condiciones que impone el decreto son en la mayoría de casos inalcanzables. Veamos:

– Se fija el límite en unos ingresos de 19.164.- euros al año. ¿Brutos o netos? ¿Y los que ganan 19.165? … quedan excluidos.

– La cuota no debe superar el 50% de los ingresos netos de la familia. ¿Y los que la cuota es del 49,5%?… quedan excluidos.

– Que las circunstancias económica de la familia hayan sufrido “una alteración significativa” en los últimos 4 años. Se define el entrecomillado en que la cuota de la hipoteca se haya incrementado un 50% en los últimos 4 años. ¿Y los que se ha aumentado un 49,5%?… quedan excluidos

– Que la hipoteca sea sobre su única vivienda y que dicha hipoteca se haya concedido para la compra de la misma. ¿Y los que fueron convencidos por el Banco para meter en la hipoteca los muebles, el coche, las deudas, la tele plana, el juego de sartenes y el viaje a Disneylandia?… quedan excluidos.

Además de TODOS estos requisitos de deben cumplir alguno de los siguientes:

– Que sea familia numerosa, es decir con 3 hijos. Si tienes 2 y la madre está embarazada, o no, pues… quedan excluidos.

– O que haya un hijo de menos de 3 años, si tiene 3 años y un mes o 2 hijos de 4 y 6 años… quedan excluidos.

– O ser familia mono parental con 2 hijos. Si tiene pareja de hecho… quedan excluidos.

– O tener a su cargo un dependiente o con discapacidad superior al 33%

– O que el deudor esté en paro y sin prestación alguna.

– O que en la vivienda exista una víctima de violencia de género.

Es por tanto un decreto de exclusiones, de poner barreras, límites, trabas.
El que reúna las condiciones está dentro, el que no, está fuera; pero, ¿se ha hecho un cálculo de las familias que quedan fuera?, la inmensa mayoría.

Además no se habla para nada de la retroactividad, entonces, ¿qué hacemos con las 400.000.- familias desahuciadas? Se siente, no han llegado a tiempo y por tanto… quedan excluidas.

¿Y de los intereses de demora al 24% nominal anual en la mayor parte de los casos, que nos daría una TAE en torno al 33%?… esto forma parte de una de las mayores vergüenzas de este país consentidas desde siempre por gobiernos y Banco de España.

Bien, pues la Banca ha puesto el grito en el cielo, pues dicen que va a descargar sobre la misma todo el peso de las consecuencias del decreto. Es miserable la reacción de quienes ganaron cantidades multimillonarias a costa de las familias cuando vendieron aquellas hipotecas, las siguieron ganando cuando se refinanciaron muchas de aquellas en condiciones abusivas (pues es lo que había, o lo tomas o te desahucio), y las siguen ganando con la ejecución de la hipoteca quedándose con las viviendas por precios irrisorios y sacándolas luego al mercado por el 50 ó 60% de su valor.

Pero es que además hay otro dato que no se conoce bien por parte de la gente de bien pero que sí conocen bien los banqueros, y es que el 97 de cada 100 hipotecas de las familias se están pagando, tan solo el 3% de las familias tienen problemas para pagar su hipoteca. Entonces ¿A qué viene rasgarse las vestiduras? ¿Dónde está la humanidad de las personas que deciden todo esto? ¿Qué daño irreparable supone el 3% cuando están perdonando cientos de millones de euros en préstamos impagados concedidos a los partidos políticos?

No nos dicen que el gran problema de la banca son los miles de préstamos multimillonarios que se dieron a inmobiliarias, promotores y constructores, muchos de ellos para especular con el suelo, concedidos sin fundamento ni más criterio que el pelotazo, el favor, la ambición, el beneficio por el beneficio o la ineptitud de los profesionales que aprobaron esos préstamos. Y éstos suponen más del 50% de la morosidad en Banca.

Pero esto no acaba aquí: el Sr. De Guindos ha puesto la guinda diciendo que va a crear una “bolsa de pisos” dotada con los inmuebles adjudicados por la banca procedentes de los impagos.
¿Se ha visto alguna vez un sistema más maquiavélico que éste, que pretende paliar los desahucios retroalimentándose de viviendas procedentes de aquellos?

Bien, pues hasta aquí hemos llegado después de 6 años de crisis, 400.000.- familias desahuciadas, 360.000 desahucios previstos desde 2012 a 2015 según la Asociación de afectados por embargos y subastas, 2 suicidios, … Sencillamente, me duele el alma.

Pero la solución es mucho más fácil si la buscamos desde la razón y la justicia… y añadimos la compasión. Este gobierno, con su mayoría absoluta, ha perdido la gran oportunidad de su vida, incluso de recuperar egoístamente la intención de voto perdida, pues tan sólo debía decretar la dación en pago con liberación total de deuda y simultáneamente “alquiler social con opción de compra” considerando todo el capital devuelto del préstamo, que durante años se estuvo devolviendo en cuotas, como entrega a cuenta de la opción de compra.

Hoy con la dación en pago, si es que la admite el banco, se pierde todo el capital que durante años se fue devolviendo con las cuotas del préstamo. Está bien que el Banco se quede con los intereses como lo que es, el precio del dinero prestado, pero ¿el capital? el capital es mío si te quedas con mi vivienda.

Y si para ello la vivienda tiene que pasar al “banco malo” o “bolsa de viviendas” o como quieran llamarlo, que se pase y que el Estado apechugue con ello como colaborador que fue del sistema si es que no quiere perjudicar a su “socio el Banco”.

De esta manera la familia sigue viviendo en su casa, tiene la opción de recuperarla en un futuro, pagará un alquiler social fijado por el Estado si la familia tiene ingresos y si no tiene no pagará alquiler hasta que el Estado no sea capaz de proveer de un trabajo digno como es su obligación a, al menos, un miembro de la familia.

Y si a esto añadimos que El Tribunal de Justicia de la UE ha declarado “incompatible” con la legislación comunitaria el sistema de ejecución hipotecaria que se aplica en España, como dictamen preliminar que servirá de base para una sentencia inapelable… ¿A qué esperáis? Si no lo hacéis por respeto a los derechos humanos, por dignidad, por sentido de la justicia o por compasión…hacedlo por temor.

Pero no, porque mientras llega esa sentencia, los bancos siguen ganando dinero a costa del sufrimiento.

 

Sobre el movimiento ¡En Pié! y la resistencia pacífica (y II)

En la  Parte I de este artículo ejemplificaba la futilidad e ineficacia de las actitudes de oposición-sumisión en el ejemplo de las actitudes de maltrato en la pareja. Nos resta plantear una alternativa más eficiente, contrastada así por el conocimiento vigente de las dinámicas psicológicas y relacionales.

Por ejemplo, al recibir comentarios irrespetuosos, la mujer podría utilizar en respuesta un tono por completo neutro y así escrupulosamente respetuoso con su marido (no opositor), para expresar de manera firme y tranquila el propósito real de salir de ese lugar rápidamente en caso de volver a recibir un grito (no sumiso). Esta posición disruptiva (más que opositora o sumisa), que más bien resume una estrategia coherente de disidencia del sistema de relación coactiva, es lo más poderoso para “desarmar” las maneras coactivas del marido y modificar poderosamente la relación, y ejemplifica también el importante nivel de ecuanimidad y madurez mental que exige poner adecuadamente en marcha una actitud así.

Esta nueva estrategia sugerida en el ejemplo nos sirve para ilustrar el poder de la llamada “resistencia o insurrección pacífica”, que constituye, en definitiva, una manera coherentemente respetuosa, y por ello necesariamente pacifista, de confrontar un acto coactivo, pero a la vez profundamente firme y persistente. La distinción que se realiza a menudo entre actitudes pacíficas y pacifistas es falaz, pues toda actitud pacífica es necesariamente pacifista, o no es realmente pacífica.

El ejemplo a menudo aludido de la marcha de la sal que promovió y dirigió Gandhi ante el control de este bien por el imperio británico es un buen ejemplo histórico de ello: aunque los hindúes eran golpeados por el ejército británico no levantaron ni una mano, pero seguían avanzando fila tras fila sin optar por la retirada ni la sumisión. Una actitud así, relatividad moral al margen, es de hecho mucho más efectiva que una postura de defensa ante la agresión, puesto que “desarma” psicológicamente y desacredita de forma poderosa a la fuerza coactiva o invasora. Su poder estriba básicamente en dos elementos, que seguramente no se reúnen en este momento ni en esta cultura:

en la comprensión de que ejercer una resistencia igualmente violenta, con independencia de quién ha empezado y quién sigue, o de la legitimidad de unos argumentos o de otros (esto lleva a una discusión inacabable), sólo mantiene vivo el patrón conflictivo y ofrece justificación y “combustible” a la fuerza opuesta, y

en la unión de un número ingente de personas capaces de persistir en un acto así, y dejarse golpear sin detenerse en su camino ni alzar la voz por ello.

Ya no se trata de la justicia de lo que se pide, sino de cómo se pide. Hacer caceroladas reivindicativas para exigir a los políticos una gobernación decente, no funcionaría en absoluto (si lo evaluamos en un periodo amplio) si quienes reclaman no están en verdad dispuestos y capacitados para llevar una vida decente. Aquí reside la gran dificultad. Por eso, el comportamiento de un líder como Gandhi se pone a menudo como ejemplo a seguir: una reivindicación pacífica, respetuosa y constante desde la profunda coherencia personal con lo reivindicado. El problema es que se suele eludir cómodamente el fuerte trabajo interior que conformaba a una persona como Gandhi, y por eso su ejemplo es mucho más referido que practicado.

La transformación interior y maduración personal de un número muy amplio de individuos es un proceso ineludible para movilizar cambios efectivos y, sobre todo, coherentes y duraderos hacia un modelo de civilización significativamente diferente.

Sobre la convocatoria de “ocupar el Congreso”

Esta es la definición literal de la acción propugnada por el colectivo ¡EN PIE!

 

Bajo el nombre: “Ocupa el Congreso”, entendiéndolo como la ocupación simbólica del espacio de decisión sobre nuestro presente y nuestro futuro, convocamos a la ciudadanía de toda España el día 25 de Septiembre de 2012 a manifestarse rodeando el Congreso de forma indefinida hasta conseguir la dimisión del gobierno actual, la disolución de las Cortes y de la Jefatura del Estado y la apertura de un proceso de transición hacia un nuevo modelo de organización política, social y económica, haciendo de éste, el llamamiento de unión de todas las luchas por una sociedad más justa y democrática.

 

Coincido en muchos de los argumentos utilizados; comparto la indignación y el rechazo a los comportamientos de Gobierno, partidos e instituciones, y también convengo en numerosos puntos de su definición ideológica (recomendable lectura), pero no secundo esta acción.

 

Lo que se pide/exige es una quimera, no es -para mi- la forma de demandarlo, y va a generar violencia, pues el Gobierno hará lo imposible para que nadie acampe o se acerque a la zona, y parte de las personas que se acerquen no van a permitir que los desalojen. Aunque la convocatoria sea pacifica, lo aprovecharán minorías radicales de ambos extremos, y estas acciones, pueden venir secundadas de otras, que creen la sensación, que solo con violencia el cambio es posible.

 

Esta convocatoria tampoco ha sido secundada por el movimiento 15-M (Asamblea General de Sol), ni por DRY (escisión de Democracia Real Ya)

 

La convocatoria si abre un debate al que me apunto: el empobrecimiento de la democracia, la dejación y resignación de los ciudadanos en la participación y gestión de la sociedad; la apropiación por parte de los partidos –sobre todo de los mayoritarios- de todos las decisiones, bajo el argumento de lo votos recibidos, confundiendo el acto de introducir una papeleta en una urna cada cuatro años, en fidelidad y compromiso con su ideario y las personas que los componen.

 

Pero en lugar de forzar, provocar y exigir que se marchen (que no lo van a hacer), existen otros caminos. De todo esto habla muy bien, Amalio Rey en su blog, ¿Qué te parece si hablamos de emprendedores… políticos?, cuando habla de lo que nos falta es una autentica visión humanista de nuestros problemas, y propugna la existencia de emprendedores sociales en los campos de la educación, el periodismo, la financiación o la política.

 

De todo esto habla también Christian Felber, en su Economía del Bien Común, (paginas160-188 del libro con el mismo título), propugnando que la población, las personas, desarrollemos una  conciencia soberana, argumentando que lo que tenemos es demasiado poco para una soberanía real, que nos permitiera por ejemplo: elegir y deselegir un gobierno concreto, corregir al Parlamento en un proyecto de ley, proponer leyes a votación, controlar y dirigir los servicios públicos más importantes…

 

Pero lo dicho hasta ahora no signifique que no sea partidario de otras acciones públicas de carácter pacífico.

 

Este tema no entra directamente en nuestro ideario, por lo tanto lo que sostengo lo hago a título personal y creo que es bueno que opinemos e invito a los soci@s y seguidor@s de RG, que incorporen sus comentarios y que entre nosotros discrepemos, pues  Regenera no tiene respuestas homogéneas para todo, ni creo que las tengamos, pues nuestra condición es evolucionar y aprender.

 

Estamos empezando, y creo que opinaremos de manera colectiva sobre aquellos acontecimientos y temas que entren en colisión con muestro Manifiesto. En lo demás, todo es opinable y respetable, siempre que quien se pronuncie lo haga de una manera respetable frente al sentir y pensar de otros.

 

Antonio Ángel Pérez Ballester

Socio fundador e impulsor.