Un estudio demuestra que Fairtrade funciona

Nos hacemos eco de la comunicación que FAIRTRADE-Comercio Justo comparte con nosotros y de la que os hacemos participes. Para más información el enlace completo es: http://www.sellocomerciojusto.org/news/es_ES/2013/01/09/0001/estudio-demuestra-que-fairtrade-funciona desde el que podemos acceder al informe completo en castellano y en ingles.

“Hace un mes se ha publicado un nuevo estudio que investiga a fondo el impacto de Fairtrade – Comercio Justo como herramienta para la reducción de la pobreza a través del desarrollo rural. El estudio se centra en seis organizaciones de productores de tres continentes.

En concreto se investigaron organizaciones de productores de flores (Kenia), cacao (Ghana), café (Perú), plátanos (Perú), té (India) y algodón (India). La hipótesis examinada por el estudio fue que la presencia de cooperativas o plantaciones representativas certificadas por Fairtrade en una zona, no sólo tiene un efecto positivo para los socios de las cooperativas y los trabajadores, sino que además impacta de forma positiva en el desarrollo rural de la zona, llevando a una mejora de las condiciones sociales, económicas y ecológicas.

Se definieron más de 100 indicadores para verificar la hipótesis, y el estudio contó con un experto local por cada sector investigado así como un total de más de 60 entrevistadores que realizaron 128 entrevistas estructuradas, 32 grupos de discusión, 11 observaciones y 3750 encuestas estandarizadas.

Todo ello para poder contestar al final a la pregunta detrás de la hipótesis: “¿Qué hubiera pasado sin Fairtrade?”. La metodología utilizada pasa por comparar organizaciones que llevan varios años trabajando con Fairtrade con organizaciones certificadas muy recientemente de la misma zona.

Los resultados del estudio ponen de relieve impactos positivos del Comercio Justo en distintas áreas del desarrollo rural y permiten comprender mejor las fortalezas y debilidades del sistema Fairtrade, así como los factores determinantes para el éxito de la certificación de Comercio Justo a la hora de aumentar nivel de desarrollo.

En cuanto al desarrollo de los pequeños productores y trabajadores directamente implicados con el Comercio Justo y sus familias el estudio llega a la conclusión de que el trabajo continuado con Fairtrade ha mejorado la situación socio-económica . Además las cooperativas y plantaciones Fairtrade tenían, con la excepción de la cooperativa de cacao, un mayor nivel de producción que el grupo de comparación. En la plantación de flores se constataron para los trabajadores condiciones de trabajo significativamente mejores. Además quedó patente que en las organizaciones con trayectoria en Fairtrade se realizan más formaciones para socios y trabajadores.

En la cuestión del impacto sobre educación, salud e igualdad de género el estudio destaca que, en los casos examinados, el dinero recibido en concepto de prima de Comercio Justo se utiliza a menudo en proyectos que favorecen a la comunidad en su conjunto, y no solo a la cooperativa.

La prima de Comercio Justo es además, según el estudio, uno de los factores esenciales que permite llevar los efectos positivos del Comercio Justo más allá de los socios individuales y de los trabajadores y sus familias. Igual de importante que la situación socio-económica individual de socios es el efecto de Fairtrade sobre la organización de las áreas rurales.

En este contexto la forma de gestionar y utilizar este dinero juega un papel central. Como el uso de la prima ha de decidirse de forma democrática los pequeños agricultores y trabajadores tienen la posibilidad de participar directamente en la planificación y ejecución de proyectos de desarrollo en su comunidad o región. Esto significa que estos proyectos son finalmente asumidos también por la población.

En el caso de las cooperativas de café y plátanos se ha constatado incluso un impacto positivo del Comercio Justo en el desarrollo local y nacional, fomentando la mejora de infraestructuras locales. Además se ha visto que actores convencionales han lanzado programas que imitan la prima de Comercio Justo.

En total el estudio concluye que el trabajo con Fairtrade resulta beneficioso para los pequeños productores y trabajadores implicados y para el desarrollo de las regiones en las que estos operan. El tiempo de permanencia en el sistema y los volúmenes de producto que las organizaciones consiguen vender en condiciones de Comercio Justo son claves para el nivel de impacto. Además quedó patente que  la calidad de la organización, la motivación del respectivo responsable de las decisiones (administrador o consejo de administración de la cooperativa), así como la comprensión y el conocimiento general sobre el Comercio Justo entre los productores y trabajadores, son los factores principales para el éxito del proyecto.”

09/01/2013
Gudrun Schloepker

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.