Principios Programáticos

Manifiesto ReGenera Consciencia

1. Transformación personal / transformación social

Desde dentro, hacia la sociedad. Aquí reside la esencia de todo lo demás. Empezamos por el autoexamen de nuestras acciones y la toma de consciencia personal. Compartimos la idea promovida por Gandhi: “Sé tu el cambio que quieres ver en el mundo”, y con ello el valor y la decencia de las pequeñas acciones como motor esencial del cambio colectivo. Asumimos el principio de que, cualquier otro cambio significativo en el ámbito de lo social y de los sistemas con que nos organizamos, ha de estar fundamentado en la regeneración de la conciencia individual y en la libre voluntad de las personas.

2. Otro modelo de desarrollo

Cuestionamos abiertamente el modelo de un crecimiento económico sin más, que está trayendo en su versión más extrema el fortalecimiento de una cultura bruta de competitividad y puro consumo: ganar más dinero, para tener más; agresión medioambiental, aumento de las desigualdades sociales y agotamiento de los recursos naturales
Desde la sintonía con los planteamientos emergentes del decrecimiento controlado, abogamos por un retorno a la sencillez en los aspectos esenciales de la vida: dedicar al trabajo el tiempo suficiente para vivir con lo necesario, devolviendo al dinero su valor como medio y no como objetivo. Recuperación del tiempo libre para un ocio de mayor calidad humana. En definitiva, vivir mejor, con menos
Nos ladeamos del crecimiento económico irracional para admitir que debemos desaprender comportamientos, asumiendo que, en muchos aspectos, el único sentido de ir es descubrir que debemos volver. Optamos por la cooperación frente a competitividad, apostando por un desarrollo de los aspectos ilimitados del ser humano: su educación, su cultura, su dimensión artística, espiritual y relacional.

3. Otra empresa

Las empresas que aspiran a mejorar el mundo que les rodea, deben comenzar haciéndolo con las personas que trabajan dentro. Las empresas, como personas jurídicas, tienen los mismos deberes -ni más ni menos- que cualquier habitante del planeta. Deberes de protección de los derechos humanos, de defensa de la dignidad y de desarrollo integral de los individuos y conservación de la naturaleza.
Entendemos que las empresas deben servir a la sociedad con productos útiles y en condiciones justas, donde el beneficio es un síntoma o consecuencia, pero no un fin en sí mismo; donde todos cuentan, participan y se benefician.
Apostamos especialmente por la Empresa Social, que identifica una necesidad o problema social que exija una solución, y pone en marcha el negocio que lo solucione; se sostiene a sí misma, y reinvierte las ganancias, para proseguir generando beneficios sociales.Las empresas son, además de una gran concentración de poder, una concentración de talento, y deberían convertirse en líderes sociales.

4. Nuevos consumidores

Consumir es un acto responsable que puede contribuir a un mundo más justo y ético, y a un planeta menos contaminado. Cada acto de compra es una elección: de producto, de empresa, de proveedor, del banco con el que operamos, del medio de comunicación con el que nos informamos. Nuestro dinero tiene valor, es un potente voto económico.

5. Diversidad y permeabilidad

Que la sociedad esté presente; que entremos y entre. Comunidad de personas diferentes en pensamiento, origen social y etnográfico, creencias, religión y cultura. Diversidad como propósito.

6. La Naturaleza

La tierra no es de nadie y es de todos los seres vivos que la habitan. Entendemos la naturaleza como una inmensa fuente de inspiración y sabiduría. Asumir sus principios nos puede ayudar a conseguir una sociedad más armoniosa y próspera. No es una niña a la que cuidar sino una maestra de la que aprender.

7. Los problemas de la humanidad son nuestros

La pobreza, la ignorancia, el hambre y las enfermedades son nuestro problema. Los principios expuestos para la construcción de un nuevo modelo de vida se integran en nuestro compromiso con el respeto a todos los seres humanos. Nuestra visión es global y nuestra intervención, individual y local.

8. Practicar el arte de la vida

Entendemos la vida como un arte, como una obra en la que cada persona debe encontrar su talento y su pasión, y disfrutar compartiéndolos, alimentando la sencillez y la profundidad de la alegría de vivir.

9. Otra educación

Buscamos un nuevo modelo educativo en sintonía con las propuestas de este manifiesto, y que actúe como motor y soporte de las mismas. Una educación que no solo transmite conocimientos, sino que se fundamenta en los aprendizajes en torno a las emociones, las relaciones, el emprendimiento social, y el enriquecimiento ético y espiritual de las personas. Una educación que enseñe a pensar, y que respete el talento y la individualidad de los educandos.

10. Participación política, transparencia y derechos humanos

Es necesario darle entidad al concepto de soberanía popular, a través de la democracia directa y participativa en cualquier nivel, donde las personas encuentran su mejor armonía con el Bien Común. Apoyamos las iniciativas que permitan a las personas controlar y corregir a sus representantes y legislar a través de referéndums vinculantes. Abogamos por la transparencia y el acceso a la información, y hacemos de la defensa de las libertades y derechos civiles nuestro compromiso.