La séptima (y no última) reforma eléctrica, o el día de la marmota

¿Recuerdan esa película? En ella, el protagonista se enfrentaba un día tras otro a la misma celebración, sin poder escapar de ella. Así son el déficit de tarifa, la séptima reforma eléctrica, las razones del  Ministro de Industria de turno y las exposiciones de motivos de todas las reformas anteriores: que el único problema de nuestro sistema eléctrico es el déficit, especialmente por las primas a las renovables,  que  se reparten los sacrificios de forma equilibrada entre todos los agentes (debería decir las gentes) y que esta es la definitiva. ¡Falso!

[frame src=”http://regeneraconsciencia.org/wp-content/uploads/2013/08/foto-blog-Energía.jpg” width=”400″ height=”200″ align=”left” linkstyle=”normal” linksto=”http://pildorascontralacrisis.wordpress.com/”]

Realmente esta reforma favorece a  las grandes eléctricas, nos perjudica a consumidores y propietarios de instalaciones renovables y no aborda los problemas reales del sistema eléctrico. Veamos:

1. El déficit de tarifa no es el problema del sistema eléctrico, sino sólo de las grandes eléctricas: las renovables abaratan el precio de la electricidad en el mercado eléctrico mayorista (pool), de tal modo que las primas se compensan por una reducción en los ingresos que reciben los titulares de las centrales de carbón, gas, nucleares y gran hidráulica. Por tanto, debería haber una caída significativa en los beneficios de las grandes eléctricas. ¿Por qué no ha sucedido? Porque los distintos gobiernos, con reformas legislativas ad hoc, y las estrategias de estas compañías (verdaderos oligopolios bilaterales en producción y comercialización) se han ocupado de compensar, por otras vías, la citada caída de ingresos. Con la penetración renovable por donde más les duele, las grandes eléctricas no deberían dar beneficios. Sus beneficios de estos últimos años son por consiguiente, la explicación real del déficit de tarifa.

2. La reducción, incluida en la reforma, sobre los ingresos de la distribución, del que se ocupan las empresas de UNESA, tendrá una vez más un pequeño impacto en sus resultados. Les servirá para justificar ERES y despedir barato, eso sí. Pero su posición de dominio casi absoluto del mercado eléctrico, supondrá aumentar de precios en el mercado mayorista,  compensando la caída en distribución. Se cumplirá así un principio casi matemático: si se impone un “sacrificio” a las grandes eléctricas, la “cuenta” la acabamos pagando los consumidores.

3. Los titulares de tecnologías renovables no tienen capacidad de influir en la determinación de precios del mercado. Su actividad depende exclusivamente de la regulación y, una vez más, la reforma consagra medidas retroactivas tremendamente injustas. Quienes decidieron invertir en  una actividad con retribución y condiciones fijadas en el BOE, ven cómo el mismo BOE les cambia radicalmente las condiciones antes de recuperar el dinero. Me gustaría ver ahora la beligerancia que nuestro Gobierno regional mostró con otros Gobiernos centrales que tanto nos maltrataban.

4. Los problemas reales de nuestro sistema eléctrico y energético son otros: dependencia energética por importe de 50.000.000.000 €, emisión masiva de gases de efecto invernadero, (origen del mayor  problema que enfrenta el mundo,  el cambio climático) y la existencia de un mercado oligopolístico que, en manos de cinco avariciosas poderosas (el gran capital, como los bancos), nos exprime a los ciudadanos y acoge a políticos retirados en sus dulces, bien pagados y vergonzosos consejos de administración.

Frente a ello,  sólo contamos con eficiencia, ahorro y renovables (que ya pueden competir sin ayudas con las tecnologías convencionales) pero de todo ello la reforma pasa de puntillas, cargando doblemente contra el consumidor y contribuyente vía presupuestos del Estado y vía subida de la luz. Es la solución que lleva fracasando desde 2009.

¿Y qué pueden hacer? Entren en internet, apúntense a alguna cooperativa  o empresa (SOMENERGIA o GESTERNOVA p.e.) que les garantice suministro 100 % renovable. Dejarán de contaminar y pagar al capital insaciable y contaminante. Sean valientes y den el paso. ¡¡Ustedes pueden hacerlo!!

Por Mario Sánchez Herrero, miembro de la Plataforma por un Nuevo Modelo Energético y Antonio Soler, Educador Ambiental

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.