La polarización como fenómeno social

La mente humana posee la tendencia a realizar una serie de distorsiones en su apreciación de la realidad, con el propósito de hacerla más manejable, pero también con el peligro de que ello nos traiga diferentes tipos de efectos secundarios negativos de diversa gravedad. La simplificación producida por estos procesos de pensamiento resulta algo extremadamente peligroso cuando nos enfocamos sobre realidades altamente complejas, como es el caso del propio modelo de civilización que hemos creado.

      Una de estas distorsiones cognitivas habituales es conocida como la tendencia al pensamiento dicotómico o polarización. Se trata de un tipo de sobre-simplificación consistente en reducir algún aspecto de la realidad a dos opciones que forman parte del mismo paradigma, borrando prácticamente de la mente o minimizando todos los matices y escalas de gris dentro del propio paradigma, y más aún de cualquier otro, reduciendo así poderosamente la propia libertad. El pensamiento dicotómico explica la tendencia de la inmensa mayoría de las personas a polarizarse, por ejemplo, en Real Madrid o Barça, derechas o izquierdas, PP o PSOE, partido liberal o republicano, progresista o conservador (el bipartidismo no está propiciado sólo por las leyes electorales, sino también por la influencia de unos medios de comunicación sesgados y por las tendencias simplificadoras del pensamiento humano), Sí o No en cualquier gran debate social, capitalista o comunista, crecimiento o recesión, patriota o antipatriota, conmigo o contra mí…

      Al margen de la multitud de matices significativos que de este modo se pasan por alto, cualquier visión más o menos polarizada alimenta un conflicto que sólo puede resolverse, de manera satisfactoria, desde las comprensiones que nos aporta elevarnos a algún nivel de análisis superior y aglutinador. Así, por ejemplo, las diferencias entre progresistas y conservadores, o izquierdas y derechas, se diluyen fuertemente cuando los integramos como ejemplos de una misma categoría superior como es la de “modelos orientados al crecimiento económico”; Real Madrid y Barça se equiparan como ejemplos de “equipos de futbol”; inyección letal y silla eléctrica como ejemplos de “ajusticiamiento mortal”, feudalismo y capitalismo son ambos modelos económicos y sociales sustentados en una mente egoica…

      Si bien todas las distorsiones cognitivas suponen procesos mentales de sobre-simplificación (existen por la tendencia de la mente a representarse la realidad de la manera más manejable posible), esto resulta particularmente evidente en la tendencia al pensamiento dicotómico o polarizador. Una mente simplista es una mente llena de respuestas, y cuando una mente tiene más respuestas que preguntas –preguntas variadas y pertinentes- estamos ante una mente peligrosa. El asunto se agrava porque las personas tendentes al pensamiento simplista, por ejemplo dicotómico, suelen sentirse por ello temerariamente seguras de sus percepciones y conclusiones, y mantener así posturas más fácilmente viscerales y dogmáticas en la defensa de sus ideas (la necesidad de seguridad es primariamente motivadora de los procesos de distorsión cognitiva). Esto resulta fácil de encontrar en todos los niveles sociales, incluido, por supuesto, el de las personas con responsabilidades de poder.

Un pensamiento simplista, preñado de distorsiones cognitivas y orientado casi exclusivamente a las realidades fácilmente perceptibles y medibles, resulta extremadamente peligroso cuando se enfoca sobre realidades que son en verdad altamente complejas, interactivas y cargadas de variables difícilmente perceptibles y medibles. Y así es la civilización que hemos creado. En un nivel micro es también fácil encontrar multitud de ejemplos de esto, como la gran cantidad de consejos, juicios y soluciones simplistas e inútiles que suelen emitirse acerca de la manera en que una persona afectada de depresión, o cualquier otro problema psicológico, debe desprenderse de ello.

 

     (Este texto es una extracción adaptada del libro El Mundo Necesita Terapia, que será próximamente distribuido a través de www.regeneraconsciencia.org)

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.