La Fageda “Historia de una locura”

La Fageda “Historia de una locura” es el nombre del libro que próximamente va a salir editado en Castellano y algunas anécdotas del mismo relatadas por su creador Cristóbal Colon, me llevaron a comprobar cómo la realidad supera con creces a la ficción. Y es que lo que parece una utopía, él lo hizo realidad.

Empresa social, reponsabilidad social, historia de una locura

El pasado viernes 25 de Enero, en medio de una de las 20 reservas naturales del parque volcánico de Olot (La Garrotxa -Girona) denominado “La Fageda d’en Jordà” se encuentra una empresa especial y ejemplar del mismo nombre “ La Fageda” donde tuve la posibilidad de asistir a una jornada para Emprendedores Sociales, como representante de ReGenera,  en la que el mismo Cristóbal Colon nos explico su inicio y lo que es mas importante su continuidad y crecimiento de lo que empezó siendo una necesidad personal y se hoy se ha convertido en un modelo empresarial como “estudio del caso” en las escuelas de negocio de mayor renombre en Cataluña.

Todo empezó según cuenta él, por una necesidad individual de salir del manicomio, “sino salía de allí me hubiese vuelto loco” dice Cristóbal Colon. Nos explico como en el año 82 las condiciones de vida para los internos y personal de ayuda en un manicomio eran bastante diferentes, afortunadamente, de los centros asistenciales de los que actualmente dispone la red pública.

Y desarrollando la laborterapia hasta la máxima expresión de realidad, decidió iniciar un proyecto empresarial, haciendo un trabajo útil, real y desarrollarlo dentro de una empresa real, contaba con un equipo, los internos del manicomio (enfermos mentales y discapacitados psíquicos) y él al frente del proyecto, le daba igual que hacer, lo único que tenía claro era que no pensaba volver al manicomio.

“Lo hicimos porque no sabíamos que era imposible y 30 años después os podemos demostrar que ha sido posible”

Ante semejante idea, tuvo muchas dificultades pero aprendiendo de sus errores, con una convicción absoluta, una claridad en la toma de decisiones que ya me gustaría a mí tener una decima parte, una visión estratégica y un gran saber hacer, desarrollo un proyecto empresarial de “Los mejores yogures del mundo” en el que se contemplase la diferencia pero no desde un análisis cualitativo, partiendo de la premisa de que “todos servimos para algo pero no todos para lo mismo, somos iguales en dignidad pero somos diferentes en capacidades, la empresa sirve como herramienta terapéutica donde cada cual pueda desarrollar sus capacidades al máximo”.

Cristóbal tenía muy claro que su proyecto no podía convertirse en la mano de obra barata de la empresa de al lado, el apostaba por un trabajo normalizado y con un sentido. Desde el 2012 no solo fabrican yogures, criando a sus vacas, cultivando su alimento, sino que después del cierre de un vivero forestal y para no tener que prescindir de ningún trabajador se plantearon hacer mermeladas y ahora cultivan fresas, cebollas, naranjas, etc… y han desarrollado el concepto de las mermeladas para el maridaje y tienen que producir hasta los sábados para poder dar respuesta a todos sus pedidos de Cataluña. Ellos no quieren crecer más, entienden que el trabajo con soporte tiene su sentido con una estructura determinada, si crece demasiado se perdería el sentido de esta empresa que siempre ha sido el mismo, ofrecer otra alternativa diferente al manicomio a los enfermos mentales y personas con discapacidad mental de La Garrotxa.

Así pues, se parte del concepto de que la persona realiza un trabajo totalmente normalizado y pertenece a una marca prestigiosa, por tanto  el sentir para el colectivo según él lo cuenta es que “ yo que estoy loco, quizás trabajando aquí no me siento tan loco”.

La Fageda también dispone de un centro ocupacional y residencias para determinadas personas que por circunstancias ya no trabajan o bien debido a su grado de discapacidad no pueden trabajar. (>65%) Toda esta red también se sustenta gracias a la actividad principal, los yogures, no obstante, el trabajo normalizado es en si la única herramienta terapéutica. “Nosotros no curamos a nadie, solo les damos trabajo”

Y para finalizar la jornada a todos los allí presentes nos propuso el siguiente reto empresarial:
1º decide con que colectivo vas a trabajar y conoce sus peculiaridades, necesidades, etc.
2º Define que proyecto empresarial que pones en marcha, donde puedas sacar lo mejor de cada persona.
3ª Apuesta por lo crees, con un enfoque comercial impecable de desarrollo de tu marca personal, se congruente con tus valores y no tengas prisas. Según él la llama “Fase del angel de la guarda” y quizás si se necesite a más de un angel para llevarla a cabo.

Y ante semejante propuesta no pude dejar de soñar, imaginar y plantearme esa utopía hoy hecha realidad y como quizás sea el principio de algo que muchos de nosotros deseamos ver… otra manera de entender el intercambio empresarial en la sociedad y la responsabilidad social en si misma.

Marta Baño, socia fundadora.
ReGenera (Cataluña)

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.