La Economía del Bien Común: un modelo de democracia y justicia social

El 15 de febrero de 2013 más de 200 personas, asistieron en la Cámara de Comercio de Murcia a la conferencia que Christian Felber (fundador del Movimiento de La Economía el Bien Común (EBC)) y Ana Moreno (coordinadora del Movimiento para España y Latinoamérica) realizaron, programada por ReGenera Consciencia de Cambio.

¿Qué enseñanzas nos dejaron?

  • En primer lugar entendimos que la EBC es un modelo económico completo, que empieza reflexionando sobre la contradicción entre los valores que promueve el orden económico legal en rigor y los valores que hacen florecer las relaciones humanas.

El afán de lucro y la feroz competencia, valores promovidos actualmente, no corresponden a un programa genético sino político (que por tanto podemos cambiar), y que nos llevan a unas relaciones de avaricia, envidia, exclusión, explotación, invasión, pobreza, corrupción, etc., que el auditorio enumeró con su participación en la conferencia. Esos valores no hacen florecer la solidaridad, la colaboración, la confianza, la justicia, la dignidad, el amor, el respeto, etc., que también auditorio enumeró y consensuó de manera unánime como valores que convierten la relación entre las personas en el factor que más motiva y que más contribuye a la felicidad del ser humano.

El ser humano, especie sabia (homo sapiens) tiene la capacidad de ponerse reglas, reglas que fomenten sus relaciones, y que estén en concordancia con los valores que de verdad generen buenas relaciones, como lo hacen las distintas Constituciones que el mismo ser humano formula.

  • En segundo lugar, comprendimos que la medición del éxito económico empresarial, actualmente no se está midiendo por el objetivo que cualquier actividad económica ha de tener (como también señala nuestras Constituciones), que es el de servir al bien común de la ciudadanía.

¿Porque actualmente se mide el éxito macroeconómico sólo por el PIB (Producto Interior Bruto) y el éxito microeconómico por los Beneficios Financieros, ambos medidos en dinero? El dinero es un medio y no el objetivo de ninguna actividad económica. Toda la ciencia de la economía está basada en un objetivo claro, un objetivo que también promulgan nuestras Constituciones: la satisfacción de las necesidades humanas, el servir al bien común. El dinero no deja de ser una herramienta para conseguir este objetivo, pero no es en sí el objetivo.

El cambio vendrá si empezamos a pasar del PIB al PBC (Producto del Bien Común), y del Balance Financiero al Balance del Bien Común (BBC).

¿Cómo se hace?, ¿se puede medir el bien común? Christian Felber nos demostró que sí se puede. ¿Puede usted medir como le va en comparación con el año anterior?, ¿cómo le va a sus hijos?, ¿duerme  bien?, ¿cómo está de salud?, ¿confía en sus vecinos?, ¿cómo está la naturaleza a su alrededor?, ¿tiene tiempo para recrearse?, ¿hace una pausa para meditar?, etc. Si puede contestar a esas preguntas se pueden considerar un ejemplo de lo que podría ser medir el Producto del Bien Común. Si acordamos qué mide nuestra calidad de vida, ¿qué impide que una asociación vecinal, un municipio una comunidad autónoma empiece midiendo realmente la calidad de vida de sus ciudadanos?

Por otro lado a nivel microeconómico también una actividad empresarial se puede medir por el Balance del Bien Común (BBC), una versión estudiada, analizada, revisada y probada de 17 puntos básicos con los que medir el aporte al bien común de una entidad empresarial. No es la última versión del BBC, pues está en constante actualización, pero sí es ya una realidad que más de 1000 empresas de varios países de Europa (Austria, Alemania, Suiza, Italia y España) están poniendo en práctica.

Si así empezamos a medir la actividad económica, podríamos tener una economía de mercado transparente, con información verídica, sabiendo qué estamos comprando y qué no, cómo ha sido fabricado, si es un producto o servicio ético y ecológico, quien hay detrás de cada producto o servicio utilizado, a quién y porqué podemos impulsar, dar crédito, porqué podemos tratar a las empresas de forma desigual, pues desiguales son sus aportes a la sociedad en términos del bien común.

  • Por último, entendimos que todo este cambio hay que darlo manteniendo los aspectos que están bien, y sólo reformando otros, pues el cambio no es un objetivo en sí. Por tanto la actividad económica seguirá siendo privada, se seguirá haciendo el Balance Financiero, pues el dinero como medio es necesario, el beneficio empresarial es útil si se usa bien (un cuchillo es una buena herramienta…dependiendo para qué se use), pero es necesario limitar con leyes el uso de esos medios. La limitación es necesaria, pues hay que limitar la desigualdad (por el bien común hay que limitar la velocidad en las carreteras, hay que limitar el uso de herramientas para matar etc.).

¿Qué se propone prohibir?

  1. Inversiones financieras.
  2. Canibalismo inter-empresarial.
  3. Distribución de dinero a personas que no trabajan en la empresa.
  4. Donación a Partidos Políticos.

Todo esto, nos propone Felber, no hay que reivindicarlo, sino debatirlo, consensuarlo en Asambleas Democráticas, empezando por el nivel comunal y municipal. Si se va extendiendo de un municipio a otro y de una comunidad a otra…tendremos un nuevo orden económico mundial.

Christian nos hizo probar y experimentar, como para “abrir boca”, la toma de una decisión democrática. La base de la democracia es que la voluntad del pueblo se convierte en ley. Ya que limitar o prohibir no es agradable, pero necesario, pongamos el límite que menos dolor provoque. Nos invitó a jugar con una técnica de consenso sistémico, es decir decidir qué límite provoca menos dolor. Así el auditorio llegó al consenso de que el salario máximo debería de estar limitado a no más de cinco veces el salario mínimo en unas condiciones de trabajo similares, si el auditorio fuera una asamblea comunal, esa decisión podría ser ley en esa comunidad.

  • Ana Moreno al final de la charla nos habló de la organización del Movimiento y de la importancia de los grupos locales (ReGenera Consciencia de Cambio que es el Coordinador del Movimiento en Murcia) como corazón de la organización. Con el símbolo de que varias células aisladas (como las células imago de las orugas en su transformación en mariposas), si se van uniendo y vibrando en la misma onda, pueden poco a poco ir produciendo un cambio lento que en el tiempo dará lugar a otro organismo, reafirmó la importancia de los cambios evolutivos, máxima que ReGenera también comparte con su eslogan de que “mucha gente pequeña, en lugares pequeños, haciendo pequeñas cosas, pueden cambiar el mundo”.

La charla terminó con un rico debate en que se debatieron interesantes temas que sin duda dejaron un buen sabor de boca y unas ganas renovadas de seguir actuando por la ReGeneración de nuestra sociedad. Después de este evento estamos iniciando las actividades que desde Murcia podemos aportar a la Economía del Bien Común como modelo de democracia y justicia social.

Puedes ver la conferencia completa, a través de nuestro canal de youtube, o haz click aquí

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.