Día Mundial del Consumo Responsable

Paremos por un momento y miremos a nuestro alrededor. El mundo que nos rodea no es como nos gustaría que fuera. Creo que la mayoría de la sociedad estamos de acuerdo en una serie de aspectos básicos que deberían garantizar nuestro bienestar, y esto debería ser un buen punto de partida para movernos a cooperar y cambiar nuestra realidad. La mayoría de las personas que habitamos este planeta estaríamos de acuerdo en que se deben respetar los derechos humanos, la dignidad de las personas, en que debemos respetar y conservar el medio ambiente, en que no se debería superar la tasa de renovación de recursos naturales del planeta (puesto que iría en nuestro propio perjuicio), en que debemos garantizar nuestra salud (física, psicológica y social) y en que se deberían potenciar aquellos valores que permiten mejorar nuestro bienestar y nuestras relaciones sociales, como son la cooperación, la solidaridad, el respeto, la empatía, el amor, la justicia social,…, y otros tantos.

Sin embargo, como decimos, el mundo en el que vivimos no funciona por el momento de esta forma. Así que es importante preguntarse por qué sucede esto y entender cuál es nuestro papel en la sociedad.

Hemos de ser conscientes de que lo que sucede en el mundo es el resultado de nuestro comportamiento. Todo lo que vemos a nuestro alrededor, todo lo que tenemos y también las relaciones que establecemos en la sociedad, no son más que el resultado de la suma de todas las acciones individuales de cada uno de nosotros.

 

09- TECNOLOGIA_

Por tanto, la pregunta que todos nos hacemos es: “Entonces, ¿qué puedo hacer yo para cambiar el mundo?”

Ante el bombardeo de malas noticias a las que nos someten los medios de comunicación convencionales, la reacción más fácil es la de afirmar que “yo no puedo hacer nada para cambiar el mundo”, o “cuando cambien los demás (por ejemplo, los políticos), cambiará el mundo”. Desde ReGenera siempre afirmamos que el cambio que queremos ver en la sociedad debe empezar por cada uno de nosotros, y que “mucha gente pequeña, en lugares pequeños, haciendo cosas pequeñas, pueden cambiar el mundo”. Si nosotros no cambiamos, ¿quién lo va a hacer por nosotros?

Hoy, Día Mundial del Consumo Responsable, lanzamos una nueva sección de nuestra página web que va a ayudar a que cada uno de nosotros pueda contribuir a la mejora de la sociedad. Esta página web, alineada con los valores de la Economía del Bien Común, pone a disposición del consumidor un listado de las empresas o entidades más responsables, ordenadas por municipio y por ámbito.

Entre los ámbitos que hemos desarrollado, aparecen: alimentación, higiene, ropa, salud, vivienda, energía, movilidad y transporte, educación, tecnología y comunicaciones, servicios, información, banca, ocio y cultura, las 3R (reduce/reutiliza/recicla), crecimiento personal y participación ciudadana y otros.

Además, esta web pretende ser una vía para la implantación de los valores que promueve la Economía del Bien Común (dignidad humana, solidaridad, sostenibilidad ecológica, justicia social y participación democrática y transparencia) en cada una de las empresas o entidades, a través de la herramienta del “Balance del Bien Común”. Y mediante esta evaluación, el consumidor también puede consultar el grado de compromiso de la empresa/entidad con dichos valores.

Tenemos en nuestras manos la capacidad para influir en el mundo, ya que cada vez que compramos estamos dando un voto a la empresa en la que compramos y apoyando el modelo económico y social que se encuentre detrás.

Si cambiamos nuestros hábitos de consumo y apoyamos a aquellas empresas más responsables, estamos contribuyendo a cambiar el mundo. Es así de fácil. ¿Te apuntas a cambiar el mundo?

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.