Decreto para ¿evitar? los desahucios. Existen otras propuestas

La presión social, las iniciativas de algunos hombres y mujeres procedentes de Asociaciones de Jueces, Sindicatos Policiales, Ayuntamientos e incluso de alguna Caja de Ahorros, las muertes por suicidio y por supuesto, la labor impagable de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH), empujaron a PP-PSOE, a sentarse a negociar. No han sido capaces de ponerse de acuerdo ante uno de los problemas sociales más graves sufridos por este país desde la contienda civil.

Es necesaria una nueva Ley, pero de momento es tan fácil como un simple decreto que desde la razón, la justicia, la equidad, la ética y con la voluntad real de querer solucionar un problema que ellos han creado, palíe esta trágica situación.

Y, efectivamente, ante tal desacuerdo aquí tenemos el Decretazo consistente en una exposición de motivos, 2 artículos y 4 disposiciones. Este es el resultado de varios días discutiendo 2 partidos políticos que, tuvieron y tienen en su mano el poder solucionarlo.

Tras leer el decreto se me ocurren varias cosas que no se deben decir en este foro, pero ya los mismos “Jueces para la Democracia” lo han tachado de inútil, pues las condiciones que impone el decreto son en la mayoría de casos inalcanzables. Veamos:

– Se fija el límite en unos ingresos de 19.164.- euros al año. ¿Brutos o netos? ¿Y los que ganan 19.165? … quedan excluidos.

– La cuota no debe superar el 50% de los ingresos netos de la familia. ¿Y los que la cuota es del 49,5%?… quedan excluidos.

– Que las circunstancias económica de la familia hayan sufrido “una alteración significativa” en los últimos 4 años. Se define el entrecomillado en que la cuota de la hipoteca se haya incrementado un 50% en los últimos 4 años. ¿Y los que se ha aumentado un 49,5%?… quedan excluidos

– Que la hipoteca sea sobre su única vivienda y que dicha hipoteca se haya concedido para la compra de la misma. ¿Y los que fueron convencidos por el Banco para meter en la hipoteca los muebles, el coche, las deudas, la tele plana, el juego de sartenes y el viaje a Disneylandia?… quedan excluidos.

Además de TODOS estos requisitos de deben cumplir alguno de los siguientes:

– Que sea familia numerosa, es decir con 3 hijos. Si tienes 2 y la madre está embarazada, o no, pues… quedan excluidos.

– O que haya un hijo de menos de 3 años, si tiene 3 años y un mes o 2 hijos de 4 y 6 años… quedan excluidos.

– O ser familia mono parental con 2 hijos. Si tiene pareja de hecho… quedan excluidos.

– O tener a su cargo un dependiente o con discapacidad superior al 33%

– O que el deudor esté en paro y sin prestación alguna.

– O que en la vivienda exista una víctima de violencia de género.

Es por tanto un decreto de exclusiones, de poner barreras, límites, trabas.
El que reúna las condiciones está dentro, el que no, está fuera; pero, ¿se ha hecho un cálculo de las familias que quedan fuera?, la inmensa mayoría.

Además no se habla para nada de la retroactividad, entonces, ¿qué hacemos con las 400.000.- familias desahuciadas? Se siente, no han llegado a tiempo y por tanto… quedan excluidas.

¿Y de los intereses de demora al 24% nominal anual en la mayor parte de los casos, que nos daría una TAE en torno al 33%?… esto forma parte de una de las mayores vergüenzas de este país consentidas desde siempre por gobiernos y Banco de España.

Bien, pues la Banca ha puesto el grito en el cielo, pues dicen que va a descargar sobre la misma todo el peso de las consecuencias del decreto. Es miserable la reacción de quienes ganaron cantidades multimillonarias a costa de las familias cuando vendieron aquellas hipotecas, las siguieron ganando cuando se refinanciaron muchas de aquellas en condiciones abusivas (pues es lo que había, o lo tomas o te desahucio), y las siguen ganando con la ejecución de la hipoteca quedándose con las viviendas por precios irrisorios y sacándolas luego al mercado por el 50 ó 60% de su valor.

Pero es que además hay otro dato que no se conoce bien por parte de la gente de bien pero que sí conocen bien los banqueros, y es que el 97 de cada 100 hipotecas de las familias se están pagando, tan solo el 3% de las familias tienen problemas para pagar su hipoteca. Entonces ¿A qué viene rasgarse las vestiduras? ¿Dónde está la humanidad de las personas que deciden todo esto? ¿Qué daño irreparable supone el 3% cuando están perdonando cientos de millones de euros en préstamos impagados concedidos a los partidos políticos?

No nos dicen que el gran problema de la banca son los miles de préstamos multimillonarios que se dieron a inmobiliarias, promotores y constructores, muchos de ellos para especular con el suelo, concedidos sin fundamento ni más criterio que el pelotazo, el favor, la ambición, el beneficio por el beneficio o la ineptitud de los profesionales que aprobaron esos préstamos. Y éstos suponen más del 50% de la morosidad en Banca.

Pero esto no acaba aquí: el Sr. De Guindos ha puesto la guinda diciendo que va a crear una “bolsa de pisos” dotada con los inmuebles adjudicados por la banca procedentes de los impagos.
¿Se ha visto alguna vez un sistema más maquiavélico que éste, que pretende paliar los desahucios retroalimentándose de viviendas procedentes de aquellos?

Bien, pues hasta aquí hemos llegado después de 6 años de crisis, 400.000.- familias desahuciadas, 360.000 desahucios previstos desde 2012 a 2015 según la Asociación de afectados por embargos y subastas, 2 suicidios, … Sencillamente, me duele el alma.

Pero la solución es mucho más fácil si la buscamos desde la razón y la justicia… y añadimos la compasión. Este gobierno, con su mayoría absoluta, ha perdido la gran oportunidad de su vida, incluso de recuperar egoístamente la intención de voto perdida, pues tan sólo debía decretar la dación en pago con liberación total de deuda y simultáneamente “alquiler social con opción de compra” considerando todo el capital devuelto del préstamo, que durante años se estuvo devolviendo en cuotas, como entrega a cuenta de la opción de compra.

Hoy con la dación en pago, si es que la admite el banco, se pierde todo el capital que durante años se fue devolviendo con las cuotas del préstamo. Está bien que el Banco se quede con los intereses como lo que es, el precio del dinero prestado, pero ¿el capital? el capital es mío si te quedas con mi vivienda.

Y si para ello la vivienda tiene que pasar al “banco malo” o “bolsa de viviendas” o como quieran llamarlo, que se pase y que el Estado apechugue con ello como colaborador que fue del sistema si es que no quiere perjudicar a su “socio el Banco”.

De esta manera la familia sigue viviendo en su casa, tiene la opción de recuperarla en un futuro, pagará un alquiler social fijado por el Estado si la familia tiene ingresos y si no tiene no pagará alquiler hasta que el Estado no sea capaz de proveer de un trabajo digno como es su obligación a, al menos, un miembro de la familia.

Y si a esto añadimos que El Tribunal de Justicia de la UE ha declarado “incompatible” con la legislación comunitaria el sistema de ejecución hipotecaria que se aplica en España, como dictamen preliminar que servirá de base para una sentencia inapelable… ¿A qué esperáis? Si no lo hacéis por respeto a los derechos humanos, por dignidad, por sentido de la justicia o por compasión…hacedlo por temor.

Pero no, porque mientras llega esa sentencia, los bancos siguen ganando dinero a costa del sufrimiento.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.