Próxima Caña RG: Consumo de Moda Responsable y Sostenible, el Alto Precio de la Ropa Barata

Nuestra próxima Caña ReGenera, la que hace número 24 tiene como título Consumo de moda responsable y sostenible, el alto precio de la ropa barata.

En la actualidad impera la moda rápida; una forma de consumo de ropa de bajo coste, pero de alto impacto medioambiental y social.

Compramos por necesidad, por satisfacer un deseo. En ese proceso de compra nos olvidamos de otros aspectos importantes, como es la procedencia de las prendas. Nuestra elección como consumidores de unos productos u otros condicionan el ecosistema de empresas que satisfacen esas necesidades. ReGenera es una asociación que apuesta muy fuerte por el papel transformador que ha de desempeñar la práctica activa del consumo responsable, dedicándole una sección de nuestra página web.

Existen movimientos como Fashion Revolution; una campaña de concienciación que promueve una revolución pacífica y solidaria de moda. Fashion Revolution pide a las empresas de moda transparencia y mejoras en los procesos de producción. En la charla se explicará en qué consiste y cómo participar en ella, generando conciencia.

Además se hablará de la problemática del fast fashion, aportando posibles soluciones y alternativas de consumo verdaderamente responsables con las personas y el medio ambiente.

Personas que intervienen:

Enma Sancho: Diseñadora, profesora de Diseño de Moda en la EASD de Orihuela, y coordinadora de estudiantes embajadores de Fashion Revolution.
Tó Campos: Diseñador, profesor de Diseño de Moda en la EASD de Orihuela, y director de arte y estilista para editoriales y publicidad.

Recuperamos la olvidada tradición de la tertulia en tardes relajadas y reflexivas para debatir, escuchar, opinar y enriquecernos en torno a una cerveza, café o lo que te apetezca. De nuevo en el Café Felicidad (C/ Actor José Crespo, nº 4, en el Barrio del Carmen de Murcia), el próximo Viernes 3 de Marzo de 19:00 a 21:00 horas.

PRESENTACION DE LA SOLAR EN LA PROXIMA KEDADA

 

Como bien sabéis, el sábado 25, tendrá lugar nuestra XII Kedada en el centro de ocio Los Juncos (Molina de Segura), y en la misma tendrá lugar la presentación de LA SOLAR, y dado que su proyecto conecta claramente con nuestra filosofía, os queremos adelantar alguna información.

Se trata de una cooperativa de consumidores y usuarios para la comercialización –y más adelante la producción- de electricidad de origen exclusivamente renovable, que se ha constituido en Murcia con 34 socios y socias fundadoras y aspira a dar servicio no solo en la Región, sino en cualquier punto de España.

Para ello, necesitan captar cooperativistas, que aporten de entrada 100€, y formar parte (ser copropietarios) de la sociedad cooperativa. Con esa aportación, también contratas ya, tu energía con LA SOLAR, siguiendo tu compañía tradicional (por ejemplo, Iberdrola), con la distribución (y a la que no tienes que abonar nada).

En un principio, LA SOLAR operará a través de alguna de las diez cooperativas existentes en España, hasta que adquieran el “músculo financiero” que les permita comprar o producir su propia electricidad de origen renovable.

Esta iniciativa no es nueva para algunas personas asociadas de ReGenera, que ya tienen contratos de suministro eléctrico de origen renovable, a través de SOM ENERGIA, la cooperativa catalana pionera en España.

Desde LA SOLAR, os invitan a que entréis en su web: La Solar

Y pinchando en la pestaña: ¿Tenéis dudas? Encontrarás las preguntas más recurrentes, con sus respuestas.

Contaremos con su presidente: Antonio Ángel Pérez Ballester (socio fundador de ReGenera) y de Antonio Soler (vicepresidente), que nos harán una presentación completa y atenderán nuestras inquietudes.

Puedes llevarte un recibo de tu contrato de electricidad, para saber los datos que debes proporcionar cuando decidas cambiar de tu compañía tradicional, a LA SOLAR.

La mente conservadora hacia el colapso

La mayor parte de los estados del mundo están, y lo han estado siempre, dominados por políticas de carácter eminentemente conservador, pues incluso los gobiernos que supuestamente siguen planteamientos más progresistas no dejan de hacerlo de manera superficial respecto a los cambios sustanciales que implicarían un cambio de paradigma vital, y por tanto, no dejan de ser una manera suavizada de seguir planteamientos esencialmente conservadores. La psicología humana, una ciencia absolutamente infra-considerada en la resolución de los grandes problemas de la humanidad, hace perfectamente comprensible esta realidad, pues si bien las personas tenemos motivaciones naturales de libertad, de creatividad y de innovación, es un hecho que en la gran mayoría de individuos estas necesidades están relegas y subsumidas a una necesidad aún más básica y poderosa: la necesidad de seguridad, tanto física como psicológica.
La estructura de la mente humana, configurada evolutivamente en torno a una necesidad muy básica y prioritaria de seguridad psicológica, convierte a la emoción de miedo en la fuerza más poderosa que nos mueve, y nos mantiene así anclados a distintos tipos de estrategias para preservar las sensaciones de estabilidad, comodidad, certeza, control e identidad. Ello implica incluso el hecho de que mayoritariamente los movimientos creativos y transformadores se limitan dentro de un marco esencialmente conservador y no sustancialmente transformador, con reformas que contribuyen a preservar el sistema básico, como las reformas de una casa deficiente para evitar reconstruirla desde los cimientos. Los planteamientos usualmente considerados progresistas y transformadores no dejan de ser, en su mayoría, reformistas en este sentido enmarcado en la conservación básica. Es por esto que se dan aparentes paradojas y hechos llamativos como que los planteamientos económicos más liberales suelen ser a su vez los más moralmente conservadores y tradicionalistas, o que el propio liberalismo económico dominante no deje de ser la forma de conservar las estructuras tradicionales de jerarquía y estatus, competitividad y crecimiento sólo limitado por la capacidad tecnológica que mantienen su inercia desde épocas tribales (y por tanto desde mucho antes de los modernos mecanismos y estructuras capitalistas), o que sólo ante situaciones muy críticas y de necesidad límite el ser humano se vuelque de manera decidida por vías de transformación esenciales (cuando la casa ya se cae a pesar de todas las reformas).
Esto ocurre en el ámbito de la política y la economía tanto como en otras distintas facetas de vida del ser humano (por ejemplo, cambio de unas visiones religiosas a otras más modernas, suavizadas y pseudopsicologizadas, pero que mantienen la esencia de una mentalidad religiosa y especulativa), explicando de manera fundamental los múltiples tipos de autoengaños, negaciones, racionalizaciones, cortoplacismos e ilusionismos (sesgos en el conocimiento, en definitiva), y la elevada benevolencia con las estructuras y sistemas previamente establecidos que de manera constante se dan tanto a nivel individual como social. Estas tendencias en la naturaleza de la mente humana exasperan a menudo a quienes han llegado a constatar como evidente la necesidad de cambios profundos y hasta radicales en muchos aspectos de nuestros sistemas de vida, no sólo para que otras importantes necesidades humanas no queden tan multitudinariamente relegadas y frustradas (libertad y autonomía, realización auténtica de los talentos individuales, afectividad, equidad, apoyo social, contacto con la naturaleza …) sino también para que, incluso por ese mismo desequilibrio sistémico, la anhelada seguridad, estabilidad y control no queden completamente quebrados por el colapso del sistema global, es decir, el colapso de nuestro ecosistema tanto interno como externo, de recursos y necesidades del ser humano y de su biosfera (alteración profunda de los ecosistemas, cambio climático, agotamiento de recursos energéticos, hídricos…). Cualquier desequilibrio excesivo entre las partes de un sistema, ya sea mental, biológico, social, medioambiental… lleva al colapso del sistema total. Y muchos síntomas denotan ya la profundización en ese colapso que ocurre de manera progresiva y no inmediata.
Pero la alternativa deseable a una mente excesivamente dominada por la necesidad de seguridad, la alternativa a una mente descompensadamente conservadora, no puede ser por tanto la pretensión de un giro evolutivo hacia una mente radicalmente progresista, que ponga con el mismo error de desequilibrio los elementos de cambio por encima del cuidado a la seguridad y el control. La alternativa es un giro evolutivo hacia una mente esforzada por ajustarse al conocimiento, por superar sus propias vulnerabilidades al autoengaño y por aumentar ampliamente su marco de conciencia sistémica, tanto en el espacio como en el tiempo sobre los que actúa. Pues un dictado crucial del conocimiento es que la realidad funciona de manera sistémica. En tal sentido, el conocimiento dicta que es preciso desarrollar y actualizar nuestra seguridad, y asegurar nuestro desarrollo, para que tanto una cosa como la otra no colapsen en la ruptura del equilibrio sistémico. Sólo los planteamientos vinculados a una economía ecológica y a una ecología política contemplan esta realidad y responden a un conocimiento no fragmentado, ofreciendo direcciones esencialmente transformadoras desde la base paradigmática para garantizar nuestra seguridad mayoritaria y duradera, verdaderamente sostenible.
El creciente, grave y cada vez menos reversible deterioro de nuestros ecosistemas, de la biosfera que envuelve nuestra vida, es la manifestación más clara de la profundización en ese colapso por ruptura de todos nuestros equilibrios que la mente excesivamente conservadora sigue necesitando obviar para mantener su inercia. Por inalcanzable o hasta imposible que parezca no se vislumbra más solución, por tanto, que una profunda reeducación mayoritaria para reorientar la evolución de nuestra conciencia, de nuestro aparato psíquico, hacia un paradigma de funcionamiento diferente (basado en una conciencia sistémica, integradora, naturalista, científica)… o bien el cambio doloroso, traumático y siempre muy insuficiente ante el creciente e insoportable colapso manifiesto que nos empuje a regañadientes a dar un gran salto paliativo.
Seguimos debatiendo sobre ideologías más o menos pertinentes para la solución de los problemas de la humanidad, pero el primer paso en esa solución es asumir que la esencia de ésta no puede pasar por ninguna ideología, no al menos en lo que se refiere a los elementos centrales de la transformación, a sus principios o valores rectores. Sólo el conocimiento más ajustado posible a los hechos y a sus lógicas implicaciones puede ser una guía sensata, y en tal sentido existe una ética del conocimiento que trasciende las creencias y relativismos filosóficos, y que dicta grandes principios de transformación inapelables para el bienestar humano mayoritario y duradero. El debate y las opiniones caben en cuanto a las estrategias específicas más o menos apropiadas para servir a esos valores, pero no en cuanto a los grandes valores en sí, pues éstos vienen determinados por aquello que a tenor de las leyes de la realidad es preceptivo cuidar para la felicidad humana. No se trata por tanto de que todas las ideas y opiniones sean respetables, sino de entender que debemos trascender todas las ideas y opiniones; no se trata de establecer discusiones y luchas viscerales entre unas y otras visiones, sino del esfuerzo constante, templado y firme por informar y conocer. El adversario del conocimiento no es otra ideología diferente, sino la mera ignorancia, la desinformación y el desconocimiento, que acaban siempre atentando contra sí mismos. Aquí está el gran salto evolutivo en nuestra conciencia, y el cambio paradigmático en nuestros modos de vida.

Pedro Jara Vera
Socio impulsor de ReGenera
Psicoterapeuta. Profesor de Psicología en la Universidad de Murcia.
Autor de Adicción al Pensamiento AR (2016) y El Mundo Necesita Terapia (2013), editados por ReGenera Consciencia de Cambio.

Día Mundial del Consumo Responsable

Paremos por un momento y miremos a nuestro alrededor. El mundo que nos rodea no es como nos gustaría que fuera. Creo que la mayoría de la sociedad estamos de acuerdo en una serie de aspectos básicos que deberían garantizar nuestro bienestar, y esto debería ser un buen punto de partida para movernos a cooperar y cambiar nuestra realidad. La mayoría de las personas que habitamos este planeta estaríamos de acuerdo en que se deben respetar los derechos humanos, la dignidad de las personas, en que debemos respetar y conservar el medio ambiente, en que no se debería superar la tasa de renovación de recursos naturales del planeta (puesto que iría en nuestro propio perjuicio), en que debemos garantizar nuestra salud (física, psicológica y social) y en que se deberían potenciar aquellos valores que permiten mejorar nuestro bienestar y nuestras relaciones sociales, como son la cooperación, la solidaridad, el respeto, la empatía, el amor, la justicia social,…, y otros tantos.

Sin embargo, como decimos, el mundo en el que vivimos no funciona por el momento de esta forma. Así que es importante preguntarse por qué sucede esto y entender cuál es nuestro papel en la sociedad.

Hemos de ser conscientes de que lo que sucede en el mundo es el resultado de nuestro comportamiento. Todo lo que vemos a nuestro alrededor, todo lo que tenemos y también las relaciones que establecemos en la sociedad, no son más que el resultado de la suma de todas las acciones individuales de cada uno de nosotros.

 

09- TECNOLOGIA_

Por tanto, la pregunta que todos nos hacemos es: “Entonces, ¿qué puedo hacer yo para cambiar el mundo?”

Ante el bombardeo de malas noticias a las que nos someten los medios de comunicación convencionales, la reacción más fácil es la de afirmar que “yo no puedo hacer nada para cambiar el mundo”, o “cuando cambien los demás (por ejemplo, los políticos), cambiará el mundo”. Desde ReGenera siempre afirmamos que el cambio que queremos ver en la sociedad debe empezar por cada uno de nosotros, y que “mucha gente pequeña, en lugares pequeños, haciendo cosas pequeñas, pueden cambiar el mundo”. Si nosotros no cambiamos, ¿quién lo va a hacer por nosotros?

Hoy, Día Mundial del Consumo Responsable, lanzamos una nueva sección de nuestra página web que va a ayudar a que cada uno de nosotros pueda contribuir a la mejora de la sociedad. Esta página web, alineada con los valores de la Economía del Bien Común, pone a disposición del consumidor un listado de las empresas o entidades más responsables, ordenadas por municipio y por ámbito.

Entre los ámbitos que hemos desarrollado, aparecen: alimentación, higiene, ropa, salud, vivienda, energía, movilidad y transporte, educación, tecnología y comunicaciones, servicios, información, banca, ocio y cultura, las 3R (reduce/reutiliza/recicla), crecimiento personal y participación ciudadana y otros.

Además, esta web pretende ser una vía para la implantación de los valores que promueve la Economía del Bien Común (dignidad humana, solidaridad, sostenibilidad ecológica, justicia social y participación democrática y transparencia) en cada una de las empresas o entidades, a través de la herramienta del “Balance del Bien Común”. Y mediante esta evaluación, el consumidor también puede consultar el grado de compromiso de la empresa/entidad con dichos valores.

Tenemos en nuestras manos la capacidad para influir en el mundo, ya que cada vez que compramos estamos dando un voto a la empresa en la que compramos y apoyando el modelo económico y social que se encuentre detrás.

Si cambiamos nuestros hábitos de consumo y apoyamos a aquellas empresas más responsables, estamos contribuyendo a cambiar el mundo. Es así de fácil. ¿Te apuntas a cambiar el mundo?

Reas presenta sus propuestas de políticas para el 20D

La Red de Economía Alternativa y Solidaria, red a la que pertenecemos, presenta su propuesta de políticas para la construcción de una economía más justa, democrática y sostenible de cara a las elecciones generales del 20D.

banner elecciones 2015

Con ocasión de la celebración el próximo 20 de diciembre de 2015 de elecciones generales, REAS Red de Redes de Economía Alternativa y Solidaria presenta a partidos políticos, agentes sociales y a la ciudadanía en general un documento con 38 propuestas para la construcción de una economía más justa, democrática y sostenible.

Dicho documento se articula entorno a alguno de los principales ejes de trabajo de la red: modelo político, social y económico, economía social y solidaria, modelo energético, finanzas, gestión de residuos, cultura y mundo rural. Dentro de este marco, Reas proclama un “cambio en profundidad que reoriente las políticas sociales y económicas desde criterios de justicia y equidad” y “resituar la economía al servicio de las personas”. Así mismo, la red defiende la “promoción de la economía social y solidaria y un “modelo de emprendizaje social basado en el trabajo colectivo”. Entre las medidas que defiende encontramos “desarrollo de un plan integral de ahorro y eficiencia energética en edificios, transporte e industria” ; “gestión transparente y sostenible de la actividad bancaria y control público y limitación de la actividad de la banca de inversión basada en productos financieros especulativos“; “una fiscalidad ambiental coherente con la jerarquía en la gestión de residuos”; “uso de licencias libres”y el “desarrollo de bancos de tierras públicos y/o compartidos o gestionados por las entidades locales de economía social y solidaria”, entre otras.

La organización emplaza con ello a las diferentes fuerzas políticas a que muestren su posición ante estas propuestas y a que las incorporen en sus programas electorales.

REAS Red de Redes de Economía Alternativa y Solidaria es una asociación estatal independiente que trabaja desde 1995 en base a la Carta de Principios de la Economía Solidaria.

La red está actualmente compuesta por 18 redes, 14 autonómicas y cuatro de carácter sectorial (recuperación y gestión de residuos, finanzas éticas, comercio justo y energía renovable), que agrupan a más de 500 empresas y organizaciones y tiene presencia internacional a través de RIPESS (Red Intercontinental de Promoción de la Economía Social y Solidaria)

Puedes ver el documento aquí REAS_RdR_elecciones_generales_2015

XI Caña ReGenera: “Nuestra responsabilidad como ciudadanos hacia un cambio del modelo económico actual: La Economía del Bien Común”

Casi un 90% de la población es consciente de que necesitamos una alternativa al modelo económico con el que estamos viviendo. Parece que la economía es algo en lo que no participamos como individuos y que es más una responsabilidad de las empresas, economistas y gobernantes. Sin embargo, todos nosotros como compradores y consumidores podemos influir en el cambio de este modelo económico.

El consumismo-capitalismo en el que estamos inmersos nos está llevando a un panorama económico de mayor desigualdad, graves crisis sociales y a la degradación irreversible de la madre tierra.

XI Caña ReGenera
Alrededor de una caña (café, o lo que te apetezca) de manera abierta y relajada queremos debatir entre todos los asistentes que ideas, sugerencias y experiencias tenemos para este fin.

Contaremos como moderador del debate con Pablo Baeza, responsable de Comunicación e Investigación en Murcia de la Economía del Bien Común, movimiento cuyo trabajo desde hace más de tres años está enfocado en la implementación de un modelo de economía alternativo que dé respuestas a los problemas sociales y que de manera holística influya en bienestar de la mayoría, una verdadera economía del bien común.

Te esperamos el viernes día 4 de diciembre a las 19 horas en el Café Felicidad (C/ Actor José Crespo nº:4 del Barrio del Carmen de Murcia)

Fiesta de la Economía Social y Solidaria. REAS Murcia

El aniversario de nuestros compañeros de REAS Murcia, Traperos de Emaús, 20 años, Ecomensajeros 19 años, Biosegura 10 años y Los Pájaros 5 años, bien merece una celebración. Una larga trayectoria de iniciativas sociales, solidarias, transformadoras, un camino hacia el bien común y una sociedad justa y sostenible. Te invitamos a que mañana sábado 27 de Junio lo celebres con nosotros en la Fiesta de REAS

Cartel Cena Aniversario Entidades REAS Murcia (27 junio 2015)

La coexistencia de estas entidades junto con B-Live, Tiluchi y ReGenera, conforma un movimiento dinamizador de economía social y solidaria donde el apoyo mutuo y el compromiso con los valores de la carta solidaria de REAS red de redes, es algo que se concreta en proyectos, en personas que aúnan esfuerzos y en una constante revisión de criterios para aportar un carácter mas humano y solidario a la actividad económica.

Coincidiendo con el solsticio de verano vamos a encontrarnos en Los Pájaros el día sábado 27 de junio a partir de las 20 horas. Tenemos previstas varias actividades:

* Cena: 4 tapas ecológicas diseñadas y preparadas para la ocasión por el equipo de cocina de Los Pájaros. Contaremos con Yakka, cerveza local y artesanal.

* Sorteos y sorpresas

* Concierto con Yaima Orozco y Alfred Artigas

* Música Dj con Antuanelo Vinyl-punk para bailar sin parar

* Puestos de venta: agricultura ecológica, cosmética natural y artesana, creatividad y diseño, artesanía solidaria, comercio justo… (si estás interesada en poner tu puesto no dudes en comunicarte con nosotras llamando al tlfno. 639529811)

 

Puedes adquirir tu bono-apoyo al precio de 10€ en cualquiera de las entidades REAS. Con este bono tienes 4 tapas, dos cañas yakka y acceso al concierto-fiesta

 

Puedes seguir las novedades en el evento de REAS en Facebook

 

Empresa abierta: de la competitividad a la coopetitividad

ReGenera y El Eslabón Invisible colaboran con AJE Murcia en el seminario que impartirá Julen Iturbe el próximo 10 de Junio en el CIMM

El año pasado, disfrutamos de Julen dentro del programa de la Escuela ReGenera con una charla y un taller que nos dejó con ganas de más.

Este año vuelve a Murcia a hablarnos de Empresa abierta, de cómo pasar de Competir a COOPETIR, una manera diferente de competir que están aplicando algunas organizaciones, hacen de la cooperación su bandera para que crezca el mercado al que se dirigen, colaborando entre ellas y con el entorno

Julen nos ayudará a comprender el tránsito de la competitividad a la coopetitividad en el momento presente, aprenderemos de los nuevos modelos de negocio coopetitivos y veremos cual podemos aplicar en cada caso

Sin duda, una charla que recomendamos.

Puedes inscribirte Aquí

 

600x400EMPRESAABIERTA

Leyes naturales y suicidio a fuego lento

Texto original en el blog de Pedro Jara

Cuando algunos colegas de profesión me han preguntado cuál es mi enfoque de la Psicología, a veces comento que mi visión de la Psicología, de la terapia y de la vida, es de tipo naturalista-constructivista. Con ello quiero expresar que fundamentalmente constato la necesidad de respetar las leyes naturales inapelables, que al ser violadas conducen, también de forma inapelable, a todo tipo de sufrimientos. Existe entonces también la necesidad de construir y evolucionar desde ahí, manteniendo en todo caso el respeto esencial a esos principios. Podemos construir y crear, pero ello debería estar siempre en el marco del respeto a las leyes básicas de la naturaleza. Esto no significa en absoluto abogar por la vuelta a las cavernas, sino una evolución y un artificio enmarcado y constreñido dentro del respeto a esas leyes. Leyes sencillas de enunciar, pero difíciles de observar en todo momento.

La mera contemplación y el esfuerzo por comprender a la naturaleza han sido siempre mi mayor fuente de aprendizaje. En mis dos libros dirigidos al gran público queda patente esta visión, y en Adicción al Pensamiento formulo de modo explícito, desde el inicio, las tres leyes esenciales que guían, fundamentan y desde las cuales se construye todo el texto: causalidad, equilibrio y adaptación. Por ello mi visión es también profundamente sistémica, porque la naturaleza, la realidad, lo es.

Así que, cuando surgen las dudas, vuelvo a preguntarle a la naturaleza. Además de las tres leyes generales reseñadas existe una ley que alude a cómo todo organismo o entidad material se transforma y crece siempre de forma limitada, hasta un punto de degeneración y muerte; y todo proceso natural sigue así una cadena cíclica, circular, a modo de circuito cerrado. Una transformación y una evolución, de nacimiento y muerte constantes, que transforma pero preserva la energía existente, con la única fuente externa de la energía del Sol. Por ello no hay nada en la naturaleza que no sea reutilizable.

La naturaleza practica una economía circular, una economía estacionaria, sin crecimiento, de circuito cerrado, donde la energía siempre está disponible para seguir alimentando el ciclo. Todo cambia constantemente, y a la vez todo está siempre ahí. La naturaleza practica una economía ecológica, como no podría ser de otro modo. En línea con ello, ninguna especie animal, salvo la especie humana, se muestra ambiciosa. Todos los seres luchan por satisfacer sus necesidades, pero ninguno lo hace de manera abusiva. Toman lo que necesitan y después se detienen, y descansan, y juegan, y aman.

El ser humano es la única especie abusiva e incansablemente ambiciosa sobre la Tierra. Sólo la especie humana vive y evoluciona violando las leyes naturales básicas, y una manera manifiesta en que lo hace es fundamentando su economía en un sistema de crecimiento y de consumo ilimitado, perpetuo, acumulando deshechos sin retorno, progresando sobre energías caducas, rompiendo los ciclos de reabastecimiento... Ésta es la condición definitoria esencial del liberalismo capitalista que nos rige y al que todos respondemos, que se apropia de expresiones como “desarrollo sostenible” vaciándolas de contenido y maquillando su maquinaria. Un sistema propio de nuestra condición ambiciosa y abusiva. Con independencia de los importantes matices que la derecha o la izquierda políticas le quieran dar a ese sistema, ambas lo apoyan o, como mínimo, no lo cuestionan de manera abierta y decidida. Y aquí está, dicho sin ambages, la profunda estupidez y ceguera en la que nos movemos propia de estas tendencias. Más allá del famoso y políticamente correcto alegato a que todas las opiniones son respetables, no hay nada respetable ni defendible en un planteamiento vital suicida, ignorante, que no responde a una opinión lícita sino a un mero desconocimiento básico de las reglas que la naturaleza nos impone.

Es preciso decirlo con claridad. Puede resultar muy difícil asumir que tanta inteligencia sobre la Tierra construya y siga modos de vida profundamente absurdos, estúpidos y peligrosos. Pero tal cosa es perfectamente compatible, y así es como ocurre. La inteligencia y la estupidez no son cosas opuestas, sino los ingredientes complementarios de un cóctel fatídico: la inteligente y refinada construcción de un desastre. Algo así como el desarrollo de una gran inteligencia militar, como la construcción y uso de la bomba atómica. Por ello distingo siempre la inteligencia de la sabiduría.

Minimizamos o negamos el gran abismo del cambio climático y el general deterioro ecológico, exprimimos sin posibilidad de regeneración el hábitat que nos alimenta, y destruimos sin freno la casa que nos acoge, pretendemos crecer de manera crónica cuando sólo el cáncer hace tal cosa… Hablar de la necesidad imperiosa de una economía ecológica, de una ecología política y de una economía estacionaria, sin crecimiento, se convierte en algo minoritario, arrinconado, incluso “tocanarices” para los grandes debates que mayoritariamente –y absurdamente- nos ocupan, distraen y entretienen. Y así, de distracción en distracción, de entretenimiento en entretenimiento, de urgencia en urgencia y de opinión en opinión, seguimos olvidando lo importante, lo inescapable, lo inopinable.

No se trata de que pagaremos las consecuencias, como si fuera una afirmación radical y apocalíptica que nunca llega, sino de ser capaces de apreciar que ya las estamos pagando. Está ocurriendo ya. Porque todo ello está detrás de tanta injusticia y desequilibrio, de tanta enfermedad, de tanto conflicto, de tanta hambruna, de tanto desastre… Entretanto, absurdamente se pretende situar la causa de todo ello en cuestiones tan puntuales y laterales a las causas de base como pueden ser unas crisis financieras, unas determinadas decisiones políticas o unos liderazgos corruptos. Ya estamos pagando las consecuencias, aunque se quieran disfrazar y vender de otra cosa, y cada vez las pagaremos de manera más dramática y generalizada.

Pero como no hay más ciego que quien no quiere ver, ni comodidad más atractiva que la de mantener el estado suficiente de las cosas y los modos de vida establecidos, ni resistencia más acérrima que la de quienes tienen que encajar en sus estrechas mentes la insoslayable realidad, sólo nos queda trabajar por intentar abrir esas mentes y generar la comprensión necesaria que nos conduzca al respeto a las leyes que nos gobiernan. Que nos gobiernan lo queramos o no.

También lo diré sin ambages: no soy precisamente optimista al respecto. Los cambios radicales sólo se dan ante necesidades y tensiones radicales. Así que, salvo ingenuidad, no podemos hacer nuestra modesta aportación desde una gran esperanza, y sólo podemos recurrir de manera sólida a la coherencia. La esperanza en un proceso siempre frágil y depende de demasiadas cosas, pero la coherencia es plenamente una decisión personal, autodependiente y más inquebrantable. Así que ejercer la mayor coherencia posible hacia la movilización de los cambios necesarios es una cuestión de integridad, de atención al proceso, y de construir con los ladrillos de nuestro mejor ejemplo posible.

Pedro Jara

Imagen portada: Rafael Gershon Glückstern

Exitoso taller sobre Liderazgo Participativo

Los pasados 8 y 9 de Mayo la Escuela ReGenera llevó a cabo una nueva acción formativa. En esta ocasión nuestro compañero José Valcárcel, coach especialista en gestión de equipos y dirección, nos ofreció un taller de ocho horas de duración sobre liderazgo participativo, en el que las diez personas asistentes realizamos un ameno e instructivo trabajo vivencial, crítico y reflexivo, para comprender las distintas dimensiones del liderazgo y nuestros propios puntos fuertes y débiles al respecto. De esta manera pudimos extraer conclusiones prácticas y concretas, para orientar nuestro desarrollo post taller hacia la mejora de nuestras habilidades para liderar grupos y proyectos.

La regeneración de nuestra conciencia, y nuestra positiva influencia en el mundo, implican la capacidad para asentar nuestros valores y ser capaces de influir en los demás a través de ellos, entendiendo el liderazgo no tanto como una cuestión carismática ni meramente unidireccional, sino como un ejercicio de participación y colaboración en el que todos podemos integrar óptimamente nuestros mejores esfuerzos y cualidades. Ha resultado revelador apreciar que estas habilidades y actitudes no son sólo requerimientos para jefes, directivos o líderes formales de grupos, sino que cualquier persona que quiere influir en los demás y dejar una huella debe experimentar una maduración en sus cualidades de liderazgo.

La valoración excelente que de forma unánime ha recibido este taller por parte de sus asistentes aconseja y asegura nuevas ediciones, en las que esperamos que muchas personas con inquietud y conciencia social deseen involucrarse.

 Curso de Liderazgo