“Estamos siendo testigos de un proyecto en contra de la democracia”

Entrevista a Christian Felber (autor de “La Economía del Bien Común” y “Salvemos el Euro”) orignalmente publicada en corresponsables.com.

Empecemos por su libro. ¿Cómo ‘salvar al euro’ en estas circunstancias actuales?

A contracorriente de lo que están haciendo las élites políticas. En vez de ampliar la deuda, pagarla. En vez de ahorrar, invertir. En vez de sanear las arcas públicas mediante recortes, sanearlas a través de recaudaciones en el patrimonio privado, una riqueza que supera cinco veces la deuda estatal en la zona euro. Para hacernos una idea, bastaría el 10% de la riqueza privada para reducir la deuda estatal a la mitad, lo que sería una solución inmediata. Además, debería realizarse una reforma estructural del mal construido euro, que es la cooperación fiscal. Porque una cooperación monetaria no puede funcionar sin una cooperación fiscal, salarial, comercial y coyuntural.

[frame src=”http://regeneraconsciencia.org/wp-content/uploads/2013/07/christian_felber_120805_15.jpg” width=”300″ height=”300″ align=”left” linkstyle=”normal” linksto=”http://www.revistanamaste.com/christian-felber-los-mercados-violan-estructuralmente-la-constitucion/” title=”Christian Felber. Foto: Robert Gortana”]

En toda Europa el discurso que se repite es el de “no queda más remedio” por el que se tocan pilares como la educación, la sanidad o las pensiones. ¿Qué opina al respecto? 

Que es un crimen. Económicamente es contraproducente, porque ahorrar en la recesión agrava la recesión, ya que dispara la deuda. Es decir, se causa el efecto contrario de lo que se pretende. Y todo ello a costa de la gente, porque aumenta la miseria y el paro, como sucede en Grecia y en España. Lo peor de la crisis es que aquí hay un sector de la sociedad que está en el poder político y quiere sacar provecho transformando los estados en autoritarios. La más dolorosa lección de la crisis es que estamos siendo testigos de un proyecto en contra de la democracia y de los derechos fundamentales, políticos y sociales.

Esto se produce por una serie de fenómenos como la falta de democracia interna en los partidos, el soborno y la corrupción, el poder inmenso de los lobbies, el mecanismo de financiación de los partidos, el poder mediático, y muchas veces, el hecho de que los mismos personajes cambian entre las élites políticas, financieras y mediáticas; un proceso que incluso tiene un nombre científico que es revolving door (puerta giratoria), es decir que las distintas élites que van saltando de ámbitos pero en realidad son una única élite, producto del sistema capitalista.

Los ciudadanos tenemos la sensación de que no nos enteramos de lo que está pasando porque no se nos dan las explicaciones necesarias. ¿Qué solución plantea ante este problema?

Hacen falta dos despertares fundamentales. El primero es que mientras la gente no se interese por la política y ni siquiera sepa que la misma deuda del Estado puede organizarse a través de los mercados o del propio banco nacional, mientras no muestre interés por estas cuestiones con la misma intensidad que por el fútbol, no vamos a tener una democracia de verdad. Es una falta de interés por los contenidos de la política.

El segundo despertar es que de momento hay fuerzas en contra de la democracia y de los derechos fundamentales que mucha gente no sospecha. Muchos no se dan cuenta de cómo nos están tomando el pelo las élites, poniéndonos una venda en los ojos y pretendiendo hacer el bien, procurando salvar el euro. Pero todo es una puesta de escena política de alta calidad. De esta forma, consiguen engañar a mucha gente y por lo menos logran que los que no piensan por su propia voluntad no empiecen a hacerlo.

En definitiva, mientras la gente no tome la responsabilidad completa de sus propias vidas, mientras no reclamen sus derechos, los demás harán con nosotros lo que les dé la gana, que es lo que precisamente está ocurriendo.

Al hilo de la Economía del Bien Común, ¿por qué cree que las cosas se han llegado a corromper de esta manera?

Creo que es el sistema capitalista, que funciona en base a unos valores y estos valores configuran el carácter. Esto ya lo decía Erich Fromm, que los valores del capitalismo configuran el carácter de las personas y nos volvemos todos un poco más pasotas, más pragmáticos, menos empáticos, más egoístas, ávidos y codiciosos. La consecuencia es la corrupción sistémica. Creo que este tipo de corrupción hubiera sido imposible después de la Segunda Guerra Mundial porque había un contagio ético del sistema económico.

¿Qué tendencia debería seguir entonces la economía?

La economía va por la vía de cimentar el modelo económico sobre los valores opuestos, procurando que cuanto más social, ecológico, democrático y empáticamente te comportas, más fácilmente llegarás al éxito empresarial y económico. Eso también tendría un efecto educativo en las personas, pero en el sentido positivo, porque cosecharemos beneficios éticos colaterales.

¿La demanda de transparencia por parte de la ciudadanía es la única manera que tenemos los españoles para que se nos tome un poco en serio?

Personalmente, creo que la situación de España es en ese sentido peor que en otros países. Por eso lo que ahora hace falta es incorporar otro tipo de relaciones basadas en otros valores vividos de forma consciente, tejiendo una red ciudadana también económica, de corresponsabilidad, de respeto mutuo y de cooperación. En definitiva, de orientación al bien común y no al beneficio propio. A medida de que estas redes se vayan tejiendo, los valores podrán reinsertarse en las instituciones. Aunque creo que hace falta una estrategia paralela, porque las personas que vayan entrando en las instituciones públicas serán devoradas por la corrupción. Por eso es necesario algo con más poder que las instituciones para transformarlas conforme a los valores de la sociedad y en beneficio de ésta.

Desde ATTAC se promueve la banca ética y la inversión socialmente responsable. Pero es una realidad que el desarrollo de la ISR en el mundo es muy escaso. ¿Por qué no se promueve más?

El sistema financiero no está interesado en promover este tipo de productos. Pero veo el germinar de iniciativas pequeñas en muchos países. Falta que se desarrollen más y se asienten para formar un ecosistema holístico de Ia ISR. Éste es el futuro que está por venir, porque los colosos van a morir por falta de atracción, de autoridad, de valores y de sentido, y la gente se va a orientar más hacia el nuevo sistema, de abajo hacia arriba.

¿Qué opina de las grandes compañías que están apostando por la RSE?

En la mayoría de los casos es un lavado de imagen porque la Responsabilidad Social no es vinculante. Para mí es la prueba de que las empresas no van en serio, porque en todos los demás aspectos han demandado y han conseguido regulaciones vinculantes como la libre circulación de capitales, las leyes de libre comercio, las leyes de competencia y competitividad, los concursos públicos, etc. Todo eso es vinculante, menos su Responsabilidad Social. La tomaré en serio en el momento en que las empresas apoyen propuestas legales vinculantes en cuanto a su RSE. La prueba de fuego es precisamente la Economía del Bien Común porque proporciona un sistema que les permitiría seguir teniendo éxito económico y tener un comportamiento ético. Si van en serio apoyarán este tipo de modelos económicos.

En Europa hay crisis, pero en otros países en vías de desarrollo también hay una falta de respeto por los Derechos Humanos (DDHH). ¿Cómo se puede hacer para que una gobernanza mundial se vincule a esa Economía del Bien Común y a la propia declaración de DDHH?

En primer lugar, dejando de robar y perdonando la deuda financiera. En segundo lugar, reescribiendo las leyes de protección internacional a favor de los países pobres y de las economías locales, sostenibles y solidarias. Tercero, pagando la deuda ecológica del norte, reduciendo nuestro consumo a un nivel globalmente sostenible y justo. Cuarto, siendo un modelo real de democracia y de derechos fundamentales. Y en quinto y último lugar, impulsando un tipo de codesarrollo de escucha y aprendizaje mutuo y de interculturalidad.

Hacia una espiritualidad civil

“Cuando florecen las tiendas se ensombrecen los poderosos”

1. Porque hemos de aprender de los errores de revoluciones y movimientos de protesta anteriores que han acabado absorbidos por la vorágine del poder y el agotamiento. Revoluciones y movimientos de protesta han acabado utilizando las estrategias de los poderosos: la fuerza de la violencia; la búsqueda ansiosa por tener  poder de influencia en las masas; el dejarse seducir por la Economía y sus soluciones…Al final aquello que empezó para solucionar las vidas de las gentes acabó sojuzgándolas e ignorándolas.

2. La Espiritualidad es el poder que nos humaniza, y más que poder, me gusta hablar de fuerza. Diría que es la fuerza que jamás nos podrán arrebatar los detentadores del poder, y la que nos permitirá continuar nuestras luchas sin desfallecer. Diría también que Espiritualidad es equivalente a Fuerza del Cambio. No se puede ser “espiritual y conservador a la vez”.

3. Porque hemos de utilizar medios radicalmente distintos de los que oprimen a los pueblos: la violencia, el dinero, la búsqueda de poder… ¿Cuáles serán entonces nuestros medios?: La No Violencia, la fuerza interior, la fuerza y la pasión por la verdad; el sentido que aporta la lucha por la justicia; el ir más allá de nuestros sueños egoístas; el construir desde ya, nuevas realidades sociales y personales en lo que ya depende de nosotros…sin esperar que nadie nos dé permiso…

4. Espiritualidad Civil o Cívica frente a la espiritualidad que históricamente ha estado asociada a las religiones. Sin descalificarlas ni mucho menos querer suplantarlas. Pero la nueva espiritualidad que emerge en el siglo XXI no precisa del lenguaje religioso para poder expresarse. Porque ese florecimiento de tiendas en Sol, en la Glorieta, es una manifestación de esa espiritualidad. Porque hemos de recuperar como Patrimonio de la Humanidad, lo que ha sido hasta ahora patrimonio de las religiones y confesiones.

5. Porque hemos de aprender a ser críticos y saber distinguir aquello que nos humaniza de aquello que nos esclaviza. No por ser críticos con las religiones históricas nos carguemos la fuerza que nos puede liberar. (Los poderosos han buscado la alianza de las religiones como elemento de mantenimiento en el poder).

6. Para despertar a esa nueva realidad concreta en la que no haya desaprensivos que despojen de sus viviendas a aquellos que no tienen para pagar; para despertar a esa nueva realidad en la que sólo se meta a político aquel que tenga vocación de servicio a la colectividad; para despertar a esa nueva realidad en la que el trabajo esté más distribuido y justamente retribuido…para despertar de tanta pesadilla, para eso está la espiritualidad: la fuerza del cambio (perdón por el parecido a lemas de partidos clásicos).

7. Necesitamos la Espiritualidad porque ésta es la fuerza de la Evolución, hacia donde se dirigen nuestras aspiraciones como especie: una vida en armonía con nuestro medio y con nuestros semejantes.

8. Porque grandes reformadores sociales han contado con esa fuerza que los poderosos no podían controlar: Gandhi, Luther King, Nelsón Mandela, Mohamed Bouazizi… ¡Qué reguero de esperanza desplegó la humilde mecha de éste último!

9. Porque no es una  broma lo que nos estamos jugando. No es ningún juego y no podemos darles la razón a los que esperan que desfallezcamos cansados por la falta de resultados inmediatos. La espiritualidad es la fuerza del combatiente que alza sus manos abiertas, sin nada que ocultar, y que permanece un día y otro, más allá de las inevitables flaquezas de la lucha. ¡Necesitamos conectar con la fuerza que cada uno tiene dentro para poder perseverar.

10.  Nos han quitado nuestras casas, nos han quitado nuestros trabajos, nuestros salarios, nuestro medio ambiente  saludable: ¡Que no nos quiten lo que es nuestro patrimonio más íntimo, nuestra fuerza!

11.  Y todo esto para proponer que talleres de meditación puedan encajar en este movimiento de descontento generalizado. Que hagamos escuelas donde aprendamos a conectar cada uno con su fuerza…Entonces en medio de este florecimiento de tiendas…seremos una FUERZA IMPARABLE.

Daniel Muñoz

Psicólogo

 

Aprendamos de Brasil

La semana del 17 de junio la pasé en Río de Janeiro trabajando. Algunos de mis amigos dirían que estar en Río es ya una suerte, pero es que además tuve la oportunidad de ver desde la cerca (y escuchar de la boca de los brasileños) el movimiento ciudadano que está poniendo en jaque a las instituciones políticas mal llamadas democráticas.

Llevo ya más de 10 años viajando a este país y en este tiempo he podido empaparme de su historia, tradiciones y cultura. Siendo un pueblo pacífico, todas las transiciones que han tenido las han vivido sin grandes manifestaciones, una cultura que no está muy acostumbrada a revoluciones, y es por eso que sorprende con qué madurez han realizado las últimas protestas: aprendamos de ellos.

[frame src=”http://regeneraconsciencia.org/wp-content/uploads/2013/07/Brasil-manifestacion.jpg” width=”300″ height=”300″ align=”left” linkstyle=”normal”]

Aquí en España soplan aires de resignación que están bajando la motivación de la protesta ciudadana, y creo que hay cinco grandes puntos que nos pueden servir de ejemplo para que no lleguemos a desmotivarnos por la falta de resultados en los objetivos de los movimientos ciudadanos.

La primera cosa que me sorprendió es que no han esperado a sufrir una crisis financiera para actuar. Brasil está en el momento álgido del “desarrollo económico”, preparándose para “grandes eventos mundiales”, con casi pleno empleo, y aunque hay parte de la población que aún tiene necesidades básicas no cubiertas, en este momento de euforia crecentista han decidido que hay que actuar, que el camino que llevan no es el correcto. A pesar de que el desencadenante (la gota que derramó el vaso) fue una subida desmesurada del precio del transporte público, me comentaban los manifestantes que el fondo era más profundo, la sociedad brasileña ha visto la corrupción, la falta de justicia igualitaria, la falta de democracia real, los engaños de los gobernantes, etc.  ¿Por qué esperar a que la situación social se deteriore tanto como en algunos países de Europa? Los momentos de cambio se perciben antes de que las pérdidas nos empiecen a afectar seriamente. Primer aprendizaje: actúa cuando hay posibilidad de mejora, no esperes a que la situación te desborde y que el cambio sea una reacción a una tensión desmesurada, sino ya no será un cambio sino una mala solución de un problema. Hay que ser proactivo.

La segunda cosa es la insistencia y continuidad de la protesta. Cuando llegué el día 16 de junio ya llevaban varios días de protesta, pero continuaron durante toda esa semana, y a día de hoy siguen diariamente con manifestaciones continuadas casi todas las tardes (después del horario de trabajo), en casi todas las grandes ciudades del país, pidiendo un cambio del sistema y no solo acciones puntuales. La insistencia y continuidad es también la clave del éxito en un cambio. El segundo aprendizaje es que a veces empezamos con mucha fuerza, es difícil que en esos primeros momentos se produzcan beneficios duraderos, hay que insistir, hay que continuar con el esfuerzo hasta que el cambio se vea más consolidado. El abandono o la evasión por cansancio es lo que esperan los que no quieren cambiar.

La forma de la protesta es la tercera cosa que me sorprendió, es pacífica  en toda regla, convocadas en lugares distintos de las ciudades. Las fuerzas del orden en muchos casos no sabían cómo actuar, qué hacer, si disolverla o unirse a ella, si reprimirla o dejarla que fluyera.  Sé que las noticias que nos están llegando no son esas,  nos informan de aquellas anécdotas de agresiones vandálicas (asaltos a supermercados, destrozos de bancos y provocación al orden policial), que en verdad son puntuales y que inevitablemente en toda manifestación aparecen como oportunidad de grupos violentos, que siempre son los mismos y que si la Policía no los localiza y los detiene es por intereses políticos casi siempre, para desprestigiar el movimiento ciudadano. El cómo innovaban para mejorar la protesta y para que esta fuese respetada por la mayoría de la sociedad (pues ya comenté que ellos mismos dicen que no tiene experiencia en este tipo de asuntos), es también admirable. Observé en directo como en algunas manifestaciones de Rio de Janeiro, los manifestantes llegaban a sentarse en el suelo para que la Policía identificase fácilmente a estos grupos. También observé como el viernes 21 a la noche, cuando por fin después de casi 15 días de protestas la Presidenta se dignó hablar en la Televisión en horario de máxima audiencia, de la mayoría de hogares del barrio donde me encontraba en ese momento, de manera espontánea surgió una pitada y abucheada general desde los balcones y ventanas mientras ella daba su discurso de calma, entendimiento y vagas promesas. Tercer aprendizaje, la innovación en las formas sirven para adaptar las cosas a las situaciones inesperadas, pero no cambian la esencia en si del fin último.

Un cuarto punto es como no han dejado que el movimiento sea monopolizado por ningún partido político (normalmente los minoritarios), ni sindicatos, ni grupos relacionados con el poder. En realizad nadie supo decirme cuales o cual organización lideraba la protesta, sé que son clase media, estudiantes universitarios y personas que en general tienen que pagar un alto porcentaje de impuestos para no ver un beneficio a la comunidad, y que saben que el dinero que se está obteniendo de la explotación de sus recursos naturales no está sirviendo para el desarrollo del país ni para su futuro.  Hoy he leído que también se unen de manera pacífica y civilizada la clase baja de las “favelas”, protestando por el engaño que han tenido durante estos años de gobierno progresista, que les lleva prometiendo mejoras de infraestructuras, de sanidad y de seguridad social, que nunca han llegado. Penúltimo aprendizaje: ¿Es necesario que alguien lidere la protesta? ¿Podemos unidos en grupos por un mismo objetivo organizarnos y conseguir gestionarnos solos? Yo “acredito que si” como diría un brasileño.

Por último, el quinto aprendizaje es que a pesar de ir consiguiendo resultados a modo de pequeñas concesiones, la protesta no termina hasta que el fin se consiga. Me emocionó ver como el estado cede ante la calle: Lo primero que vi fue cómo el precio de los servicios de transportes moderaban mucho su subida, pero ellos siguieron protestando; después la presidenta prometió una Asamblea Constituyente, o un plebiscito donde el pueblo vote directamente las medidas de la reforma política antes de octubre, pero ellos siguieron protestando; una de las cámaras ha tenido que rechazar una ley casi aprobada ya por todas las demás instituciones que daba inmunidad judicial a muchos puestos públicos; el Tribunal Supremo decretó ayer la prisión inmediata de un diputado corrupto condenado (el primero que entra en prisión), que seguía evadiendo la pena con triquiñuelas judiciales; la cámara de diputados abordó y aprobó ayer una propuesta, que estaba retrasada meses, sobre el destino de los beneficios del petróleo para la educación y la sanidad, y ellos siguen protestando; en definitiva el movimiento ciudadano sigue ganando, y este es el último aprendizaje… sí podemos cambiar, y el pueblo soberano sabe que quiere… solo hay actuar y no parar hasta que se consiga una verdadera democracia participativa.

José Valcárcel Sánchez

REGENERA-ESCUELA DE VIDA: “El círculo vicioso de la corrupción y estrategias de salida”

Dentro de las actividades de la ESCUELA DE VIDA de REGENERA, el Jueves 30 de mayo, a las 19,30 de la tarde y en el paraninfo de la Facultad de Filosofía y Letras de Murcia, tuvimos el privilegio de contar con la presencia del profesor titular de ciencia política y de la administración de la Universidad de Murcia Fernando Jiménez Sánchez. Fernando expuso su conferencia sobre “El círculo vicioso de la corrupción y estrategias de salida”, que fue seguida de un coloquio-debate bastante participativo ya al aire libre, en la escalinata de la Facultad de Filosofía y Letras.

En la conferencia, Fernando expuso de manera clara y amena cuál es la situación de España en cuanto a niveles de corrupción política en el contexto de la situación europea y mundial, así como cuáles son los factores sociales, económicos y políticos que principalmente determinan unos niveles mayores o menores de corrupción en las instituciones de cualquier territorio. Partiendo del ejemplo histórico de los países nórdicos, que constituyen uno de los modelos prácticos en el mundo más saneados en cuanto a corrupción institucional, pudimos comprender la manera en que diversos factores interaccionan a modo de círculos viciosos para forjar una tendencia hacia las conductas corruptas o, por el contrario, cómo es posible establecer círculos virtuosos hacia una espiral positiva.

Si bien en la conferencia y en el debate quedó manifestada la gran dificultad de abordaje que presenta este problema, así como la oportunidad de incluir en su estudio otros factores de orden psicológico y antropológico, también resultó patente que es posible iniciar una transformación positiva desde el reclamo social por una transparencia informativa mucho más completa en cuanto al funcionamiento institucional, así como enfocando de manera prioritaria la creación y capacitación de instancias dedicadas al control de los organismos políticos y económicos.

Grupo coordinador de Regenera